La Vuelta al Gráfico está en RANKIA

11/26/2010

El sol es gallego

Esta mañana he leído que una gallega se había declarado propietaria del sol. Sin entrar a valorar la ironía del tema (miña terra galega, donde el cielo es siempre gris…), se me ha venido rápidamente a la cabeza que muchas veces, cuando pensamos en nuestras inversiones (incluso las gratuitas, como esta), se nos olvidan fácilmente los posibles riesgos.


En primer lugar, los más inmediatos:¿podrían denunciarla ahora todas las personas con enfermedades provocadas por el sol? ¿y si no te pones moreno, puedes reclamar por mal funcionamiento? En realidad existen muchos más: las sequías, los desiertos, las plantas secas, los incendios… Y las erupciones solares. La última importante provocó daños valorados en miles de millones de dólares. Aparte, debemos reconocer que en el caso de que nos cobraran un canon por usar el sol, es muy fácil piratearlo. A ver qué empresa será de capaz de monitorizar a todos los humanos del mundo. O de ocultarlo.

En fin, rarezas aparte, lo cierto es que muchas veces los inversores al entrar al mercado no tienen en cuenta los riesgos de los mismos.

No hay definición clara de riesgo. La más aceptada suele ser la desviación típica de los resultados históricos, aunque cuente con importantes inconvenientes, que comentaré en próximos post.

En cualquier caso, tomemos la definición que tomemos, lo que sí está claro es que cada nivel de riesgo exige un beneficio. Una vez hayamos medido el riesgo y el beneficio esperado, podremos tomar una decisión de inversión inteligente.

El problema de que no exista medida aceptada del riesgo es que se crean errores en los precios con los que se valoran los activos. La parte buena es que por eso los mercados son atractivos: porque el riesgo no está nunca bien valorado. La parte mala es que al inversor particular esto le suele afectar siempre negativamente.

Probablemente uno de los errores más comunes de los inversores no es que no sepan cómo medir el riesgo, es que directamente no lo hacen. No creo que exista una sola cartera en España dentro de la frontera eficiente. La mayoría de los ahorros se distribuyen casi al 100% en depósitos, fondos monetarios y garantizados (productos todos con un riesgo superior al estimado por el inversor: al mismo nivel de riesgo se pueden encontrar rentabilidades mucho mayores). Por otro lado, de aquellos que invierten en bolsa o en otros activos más “complicados”, sus carteras destacan por la falta de diversificación.

No me malinterpreten: estoy completamente de acuerdo con W. Buffet cuando critica la diversificación argumentando que las personas tenemos muy pocas ideas de inversión buenas (en la vida, a lo mejor solo una o dos) y aumentando el número de ideas, aumentará el número de ideas malas de forma no proporcional. Con lo que no cuenta Buffet (ni contó Graham) es que mucha gente (la mayoría) nunca tienen una sola idea de inversión buena. Y si la tienen, normalmente cortarán rápidamente el beneficio (gracias al efecto disposición). Por eso, en carteras de particulares, la diversificación es recomendable.

Pero no debemos diversificar por diversificar. La diversificación depende de la medida que tomemos de riesgo. En base a ella, podremos disminuirlo diversificando parte de la cartera. Por lo tanto no se trata de comprar una cosa de cada. Hay que calcular los porcentajes, elegir los activos, etc sabiendo que cada activo que añadamos afectará a la desviación típica de toda la cartera.

Insisto, el riesgo es complicado de medir. Pero una cosa es eso y otra cosa es directamente no medirlo. Porque así luego pasa lo que pasa.

Un ejemplo de cómo no apreciamos correctamente los riesgos es el típico inversor que repudia operar con apalancamiento (con margen) y después al echar un vistazo en su cartera vemos cómo su capital está invertido en empresas fuertemente apalancadas… Es decir, de hecho, él también está apalancado (igual que todos los propietarios de la empresa). Eso sí, con un límite: el que impondría el precio mínimo de la acción (es decir, 0). Pero en definitiva, igual que si hubiera comprado una opción o un warrant. Y peor que si hubiera puesto un stop.

Otro ejemplo típico es aquél que tiene toda su cartera en empresas de un solo páis (ignorando el resto del mundo) o solo en un sector (por ejemplo, tres acciones y las tres son compañías financieras) o solo en un activo (todo en bolsa).

Otros ejemplos son las inversiones con bajos tipos de interés en deuda de compañías no cotizadas sin mercado secundario para negociarse, los que compran opciones porque “tienen pérdidas limitadas y beneficios ilimitados” (un error más común de lo que uno podría creer), los que operan con CFDs sin entender qué es un CFD (cómo funciona por dentro), el que compra un turbo warrant muy cerca de la barrera, y muchos otros.

Insisto de nuevo: no pretendo criticar estos activos, en absoluto, sencillamente digo que el particular normalmente no valora realmente el riesgo que corre invirtiendo en los mismos. Y por lo tanto no sabe si el beneficio que está recibiendo es adecuado a su perfil.

En las próximas semanas iremos viendo de forma más profunda cómo se mide el riesgo.

11/19/2010

¿Existe la suerte?

Estamos pensando en hacer algo con un dinerillo que nos sobra. No nos decidimos entre Iberia o Iberdrola, hemos oído cosas muy buenas de ambas. Así que decidimos jugarlo a cara o cruz. 

Sale cara que es Iberdrola. Así que ponemos una orden de compra en IBLA… al rato, escuchamos en las noticias que Iberdrola está perdiendo un 45%. No como Iberia, que gana un 45%. ¡Qué mala suerte! – pensamos. 

Vamos corriendo a cerrar nuestra posición, tristes y cabizbajos cuando nos damos cuenta de que… ¡estamos ganando dinero! Por error habíamos puesto IBLA, que es el identificador de IBERIA. El de Iberdrola es IBE. 

Un error de novato que nos ha salvado el pellejo. ¡Qué buena suerte! –pensamos.

11/12/2010

LA GUERRA DE LAS DIVISAS. EPISODIO VI

Último episodio de la segunda trilogía de Currency Wars: El retorno del G20...
Hasta aquí llegó la frikada.




CURRENCY WARS

EPISODIO VI

EL RETORNO DEL G20

Comienza la reunión del G20 en Seúl mientras se suceden las declaraciones y críticas entre los diferentes países, tratando cada uno de defender sus posiciones. Incluso Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial, entra en el debate, hablando de nuevo de la vieja cuestión de un posible retorno al patrón oro.
A todo esto se añaden además los problemas de los países llamados periféricos, que podrían empezar a presionar de nuevo el euro a la baja.
Finalmente, en el denominado “plan de Acción de Seúl” se recoge que las economías del G20 deberán caminar hacia un sistema en el que los tipos de cambio sean determinados por el mercado y se pide a sus gobiernos que se abstengan de mantener artificialmente devaluadas sus monedas para así tratar de hacerlas más competitivas. Un mensaje que aplaza una decisión hasta nuevas reuniones, por lo que no es tomado en cuenta por el mercado, por esperado y por poco contundente.
Horas después, comienza el QE2…

11/11/2010

LA GUERRA DE LAS DIVISAS. EPISODIO V


Continuamos con la serie de la guerra de las divisas presentando el Episodio V: El imperio contraataca.
Muy pronto, el desenlace ¿final?


CURRENCY WARS 

EPISODIO V

EL IMPERIO CONTRAATACA

La Fed, en un polémico intento de animar la economía de EEUU, decide poner en marcha un nuevo plan de estímulo, conocido como QE2. El QE2 consiste en una compra de activos valorada en 600 mm de US$, repartida en unos seis meses.
Desde el gobierno, EEUU defiende la decisión afirmando que una recuperación que cree consumo es la mayor contribución que puede hacer su país a la recuperación global.
Desde la UE y los países emergentes, se han alzado voces críticas, advirtiendo de los riesgos, asegurando que en el caso de que el nuevo dinero inyectado no ayude a la reactivación de la economía, encontrará su camino hacia los mercados emergentes ejerciendo presión al alza sobre sus monedas.
En el caso de que se produjera este resultado, estos países podrían tener que enfrentarse al llamado “triángulo de la imposibilidad” que sugiere la imposibilidad de conseguir al mismo tiempo un tipo de cambio fijo, libre movimiento de capitales y una política monetaria autónoma...

11/10/2010

LA GUERRA DE LAS DIVISAS. EPISODIO IV


Bueno, esto es de lejos lo más tonto que he hecho desde que escribo este blog, pero no os podéis imaginar lo mucho que me apetecía.
De hecho me ha sorprendido muchísimo no encontrarlo antes por ahí (seguramente lo haya, no es tan original...)


CURRENCY WARS
EPISODIO IV
UNA VIEJA ESPERANZA
Es un momento complicado en la economía mundial. Los países llamados emergentes crecen con fuerza, mientras las economías desarrolladas se encuentran con el difícil problema de estimular el crecimiento en un entorno de desempleo y bajo consumo interno. Los países han puesto sus ojos en las exportaciones y la divisa se ha convertido en un arma para tratar de mejorarlas: ningún país desea una moneda fuerte puesto que perdería competitividad respecto a otras economías exportadoras.
Así, mientras China mantiene devaluado el yuan y las dudas sobre la recuperación estadounidense se reflejan en el US$, Brasil y Japón se han visto obligados a intervenir sus monedas, sabiendo que a largo plazo estas medidas no suelen tener éxito.
La UE y EEUU tratan de presionar a China, con la esperanza de que aprecie su moneda. El tipo de cambio fijo la mantiene artificialmente baja…

Pronto, los episodios V y VI

11/05/2010

El circo de la bolsa



He escuchado cosas mucho peores, pero el otro día se colmó mi vaso. El otro día escuché en la radio a un analista que comentaba que era un momento perfecto para deshacerse de las acciones que tengamos. Que lo lógico era vender. De hecho llevo escuchando ese mismo discurso en el mismo analista varios años.

La explicación que soportaba tal visión del mercado era que la renta variable española estaba en tendencia bajista ¡desde el año 2007!

Sabéis que no suelo entrar a valorar inversiones, que prefiero separar el blog de mi trabajo: aquí me relajo y en el trabajo analizo, pero como vamos a hablar del pasado y durante solo un par de frases, pues no creo que pase nada.

La cosa es que o yo me he equivocado toda la vida y no he entendido nada de teoría de Dow o la tendencia de largo plazo no cambió hasta principios del año 2008… Es más, si esperamos a que confirmara el tercer máximo o mínimo decreciente, tenemos que ir ya a mediados de 2008. 

Y sí, puede que ahora estemos en tendencia de largo plazo bajista, pero ¿qué usuario de análisis técnico opera en la tendencia de largo plazo? Normalmente los que siguen el análisis técnico suelen operar en la tendencia de corto plazo. Como mucho en la de medio. Y desde que empezó la tendencia bajista en 2008 hasta hoy, anda que no ha habido figuras alcistas, bajistas, y tendencias de medio y de corto tanto al alza como a la baja. El que estuviera bajista desde entonces ha perdido cientos de puntos y cientos de oportunidades, al alza y a la baja.

No, no se debería hacer ni caso a alguien que cuando habla en los medios de comunicación sale del apuro diciendo: la tendencia de largo es bajista, así que a vender. Porque el dinero en la especulación se hace normalmente contra esa tendencia (que no contra la tendencia...). Sobre todo cuando luego un importante gestor dice algo parecido pero más justificado y todo internet le salta al cuello (véase el caso de Mobius o el más reciente de Buffet).

En fin. Qué os voy a contar que no sepáis. No es un problema de análisis. Es un problema de show. De charlatanes, como comentó una vez un colega en una conferencia en la Bolsa de Madrid.

Puedo llegar a entender e incluso a aprobar cierto show en el análisis de bolsa. En Estados Unidos se hace y es hasta divertido. Engancha al “profano”. Pero cuando análisis y show se entremezclan, hay una línea muy fina que separa lo profesional del puro espectáculo. Es evidente que bastantes “analistas” han borrado esa línea. El problema es que en España no se disfrazan de toro o de oso, así que es más complicado pillarlos. Aunque como he dicho en otras ocasiones, al que nunca ha operado (para sí mismo o para clientes) se le caza al vuelo. Basta unos años de experiencia.

Y venden. Venden muchísimo. Si uno pasea por una feria de bolsa lo verá. En una conferencia con el responsable de mercados de capitales de un gran broker internacional encontrará la sala vacía. Qué sabrá ese tío, ¿no? Y en otra conferencia, con una persona que no se sabe de dónde ha salido, pero que nos va a hacer reir, va a alimentar teorías conspiratorias justificando por qué en el mercado no ganamos pasta (porque nos la roba la mano fuerte, claro) y va a gritar y a gesticular… la sala se llenará con toda seguridad. No cabrá la gente.Y es que, como se dijo en Wall Street 2, el caos vende.

Al final lo que consiguen es perpetuar aquello que tanto critican: que el particular siga desinformado y en posición asimétrica frente al institucional. Consiguen que no aprenda. Consiguen que eche la culpa a otro de sus pérdidas. Que no se autovalore.

La especulación puede ser un show, está claro, pero lo cierto es que cada mañana, los traders que se sientan en mesas profesionales y/o se lo toman como profesionales , barren con tranquilidad a todos los participantes del show. Y luego que si manipulación, que si hay que prohibirlas, que hace falta más control… desde luego que hace falta. Pero en los dos sentidos. La culpa es compartida. Uno por hacerlo, otro por dejarse hacer. Más culpa del que lo hace, está claro. Pero basta ya de tratar de quitarse de encima errores que nos corresponden.

Que no se me entienda mal, no critico que estos charlatanes consigan fama. Ni que se forren a base de mantener teorías que hace tiempo que murieron. Ni que se les de importancia en los medios. Critico que luego se diga que la bolsa es un circo, un espectáculo. Porque los profesionales que no vivimos del show no merecemos eso.

Critico que se hagan llamar analistas o expertos, cuando en realidad son showmans. Que tampoco es tan malo…

Tampoco digo que la bolsa sea alcista y haya que comprar (ni lo contrario). Sencillamente que detrás de una opinión en ese sentido debería haber algo más que “la tendencia a largo es bajista”. Luego uno acertará o se equivocará. Pero se lo habrá currado.