La Vuelta al Gráfico está en RANKIA

12/28/2010

Aplicaciones bolsa para ANDROID



He actualizado esta entrada. La nueva página está aquí: http://www.lavueltaalgrafico.com/2012/12/aplicaciones-android-para-mercados.html


...

Voy a aprovechar para que en estos días de vacaciones (el que las tenga) trastee un poco con su móvil. Igual que ya hice para el Iphone, voy a postear mi top 10 de aplicaciones de mercados financieros para un sistema Android.
He probado todas con un pedazo de móvil que no tiene nada que envidiar al Iphone: el Samsung Galaxy S.



12/23/2010

¡FELIZ NAVIDAD!

¡Aprovecho para desearos a todos una muy Feliz Navidad! Y un próspero año nuevo plagado de nuevos éxitos, personales y profesionales.

12/21/2010

¿Y si nos toca el gordo?

Mañana es el sorteo que más interés despierta en España: el gordo de Navidad. No es la lotería con la que más dinero puedes ganar, pero prácticamente todo ciudadano de España, sea por presión social o por esperanza, tiene al menos un boleto. Quizá parte de la culpa la tenga la cobertura de los medios, pero yo creo que su encanto reside en su historia y en esos niños emocionados por cantar un premio.


Con total sinceridad: yo espero que lo canten para mí. Pero si el destino tiene decidido que no sea así, espero que el dinero se quede por lo menos en alguien que no lo tire por la ventana. En el caso de que ya seas el afortunado al que le ha tocado, y estés leyendo este blog, me gustaría darte algunas ideas para no tirar el dinero por la ventana (ideas, pero no consejos, como he comentado muchas veces: ya lo decía mi abuelo, todos los consejos tienen un precio, pero las ideas son gratis).

12/14/2010

Profesores de trading

Este domingo, se planteaba en el blog de Andrés Llorente en Unience una pregunta que desde mi punto de vista es bastante interesante: ¿Se puede ser un maravilloso profesor de "trading" sin ser bueno en la operativa diaria?

Hay que reconocer que existen tantos cursos de bolsa, de trading, de análisis... que es muy sencillo que cualquiera entre en este mercado. Por ello, es enorme el listado de "cursos basura" a precio de oro que existen. Así que la pregunta cobra cada vez más sentido actualmente.


12/10/2010

El Euro bono: ¿utopía o realidad?

Este lunes nos despertábamos con un artículo de JC Juncker y de G Tremonti en el FT (primer ministro de Luxemburgo-actual presidente del Eurogrupo y ministro de economía italiano, respectivamente), en el que proponían el comienzo de una discusión sobre la creación de una Agencia Europea de Deuda que pudiera emitir instrumentos de deuda pública.



Esta propuesta no es algo nuevo. La idea de que Europa pueda emular el mercado más líquido de deuda pública del mundo (el estadounidense) es una antigua pretensión, recurrente entre la literatura de los más europeístas.
Tras leer el artículo en el FT, me puse en contacto con mis amigos de The Lost Economist Blog para preparar un post conjunto, puesto que tanto a ellos como a mí, como a O. Rehn, comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea, nos parece una idea “intelectualmente atractiva”.

12/06/2010

El Riesgo (introducción)

Vamos a empezar a estudiar poco a poco el riesgo.


Cuando hablamos de riesgo nos referimos, evidentemente, al riesgo asociado con una inversión determinada. No vamos a poder discutir aquí el riesgo a que nos caiga una maceta por la calle o el riesgo a que nos abduzcan unos extraterrestres. Riesgos, por otra parte, con los que hay que contar, pero no pueden ser objeto de este blog.






No es fácil definir riesgo. Desde el punto de vista de una inversión en un activo, vamos a considerarlo como la variabilidad de los retornos del activo en el futuro y como la probabilidad de un retorno negativo. Como las dos cosas. Es decir, cuando compramos un activo, qué nos puede pasar que sea malo (porque evidentemente, lo bueno no es un riesgo).


Hay muchos tipos de riesgo que podemos y debemos tener en cuenta al invertir. Entre ellos, los que más nos van a interesar cuando tomamos una decisión monetaria sobre un activo son los siguientes:


El más evidente es el riesgo de mercado, es decir, el riesgo a movimientos adversos en el precio del activo que hemos comprado. Un ejemplo más que sencillo: si compramos una acción, el riesgo de mercado estaría asociado a las fluctuaciones negativas de nuestra acción en el mercado. Si compramos acciones de la compañía de las indias orientales a 20 euros, el riesgo de mercado que corremos es que cuando queramos vender, la compañía valga mañana 8 euros. En próximos post menos básicos iremos viendo medidas de este riesgo. Concretamente el riesgo que hemos descrito se llama riesgo de precio.
Otros tipos de riesgo que encajarían dentro del riesgo de mercado podrían ser el riesgo de tipos de interés, el riesgo de tipo de cambio y el riesgo de tipo de interés.
Podríamos identificar más, pero lo importante ahora no es hacer miles de categorías, sino poder ir identificando el tema del que vamos a tratar.


Un riesgo importante, sobretodo en activos OTC (que no solo son para institucionales, los CFDs, sin ir más lejos, son derivados OTC) es el riesgo de crédito. Al decir activos OTC, aceptamos la distinción básica entre activos que no cotizan en un mercado oficial y los que cotizan en un mercado regulado (como las acciones que cotizan en la bolsa española, o las opciones y futuros de MEFF o EUREX, por ejemplo). El riesgo de crédito es aquel que está asociado a que la contrapartida no cumpla. Por ejemplo, si compramos una bicicleta de segunda mano, el riesgo es que no nos la entreguen. O más claro aún, si vendemos una guitarra por internet, el riesgo de crédito será que no nos paguen la guitarra o que nos paguen menos de lo que habíamos pedido por ella. Dentro del riesgo de crédito podríamos contar el riesgo de default en un bono. El riesgo de default es el riesgo de que la contrapartida no cumpla con los pagos prometidos. Un ejemplo de default reciente lo encontramos en Argentina. Y es el riesgo "de moda" en los periféricos europeos. En estos países medimos este riesgo, que podría considerarse también como riesgo soberano (riesgo de que un país haga default) se mide a través de los CDS o del spread con el bono alemán 10 años.


Un riesgo pocas veces entendido y fuente de muchos errores sobretodo en el caso de principiantes es el riesgo de liquidez. Este tipo de riesgo es realmente complicado de definir y se refiere al riesgo de no poder cerrar una posición rápidamente a un precio conocido (es decir a un precio no muy diferente al de transacciones anteriores). Por ejemplo, si tenemos 1.000 acciones de chicharros SA y el último cruce ha sido hace un segundo a 2 euros, el riesgo de liquidez que corremos será el de no poder vender los 1.000 títulos ahora mismo a un precio parecido a 2 euros. Esto ocurre a menudo con los derechos (Un valor cuyo último precio cruzado es 0,02 € no es líquido si podemos cerrarlo ahora mismo a 0,01 €, porque aunque el precio sea parecido a nuestros ojos, es un 50% inferior).
Este riesgo en muchos activos, por ejemplos los warrants, es el eliminado por el creador de mercado o el especialista, que aunque no haya cruces, pone precios continuamente (con mayor o menor acierto, con mayor o menor discusión sobre este tema que no viene al caso ahora mismo).


Otro riesgo poco entendido es el riesgo operativo. Es el riesgo de que haya un error en los sistemas fuera de nuestro control. Este riesgo es el que asumimos por hacer operaciones electrónicamente, por ejemplo. Si en nuestro broker online ponemos una compra y de repente salta una venta. O el riesgo de que se nos cuelgue internet en mitad de la operación. 
Hay muchas formas de eliminar este riesgo y todas dependen de lo profesionales que pretendamos ser.
Dentro de este tipo de riesgo podemos contar también el riesgo de liquidación, y es la posibilidad de que algo salga mal en el proceso de liquidación. En mi experiencia como middle-office descubrí que realmente muchas cosas pueden salir mal en la liquidación. No obstante, como en el teatro, al final todo termina saliendo.


Un riesgo que me gustaría destacar, del que hemos hablado otras veces en este blog, es el riesgo emocional. Este riesgo depende tan solo de nosotros y está relacionado con nuestras propias limitaciones.


A pesar de esta pequeña introducción al riesgo, me gustaría destacar la actual división teórica del riesgo, que es a la que nos vamos a ceñir.


El riesgo puede dividirse en dos tipos: riesgo diversificable y riesgo no diversificable


El riesgo no diversificable o sistemático es aquel que no podemos eliminar con la diversificación porque afecta a todo el mercado o a todo un tipo de activos. La única manera de acabar con este riesgo es mediante la aplicación de coberturas. Lo veremos en próximos posts.
Un ejemplo de este tipo de riesgo es el riesgo de un cambio en los tipos de interés oficiales, una guerra o una recesión.
No debe confundirse el riesgo sistemático con el sistémico. El riesgo sistémico es el riesgo de un colapso de todo un sistema o de todo un mercado.


El riesgo diversificable es aquel específico de un activo, por ejemplo el riesgo de liquidez o el riesgo  de crédito. Este riesgo se puede eliminar completamente mediante la diversificación, que será lo que expliquemos en próximos posts.


Como véis vamos muy poco a poco, pero en la próxima entrada entraremos mucho más en detalle. Y empezará el baile de estudios teóricos y nombres raros.

BAEAY3YCQ3XG

12/01/2010

El Miedo (Resumen VII encuentro RANKIA)

Este sábado tuve la suerte de poder asistir al VII encuentro RANKIA como ponente. Fue un placer veros las caras, aunque me fastidió no tener mucho tiempo para hablar con todos, y que no hubiera unas copillas tras el encuentro. Para otra ocasión.
Paso a hacer un resumen muy rápido de la charla que expuse. Aunque estaba un poco nervioso, espero que quedase claro a dónde quería llegar.

Por supuesto, esto es un resumen, no pretendo comentar todo lo que dije en la charla, solo lo principal. Intentaré repetirla en otros eventos, por si acaso alguien se quedó con las ganas de oirla.


Empezamos la conferencia hablando sobre qué es el miedo, tomando como referencia la definición de la RAE: perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario. Quisimos que en toda la charla estuviera presenta la idea de que uno solo puede ser valiente si tiene miedo. Si no, es otra cosa.


Desde el punto de vista biológico el miedo es una emoción. Hicimos así un rápido repaso a la historia de cómo han sido consideradas las emociones en la historia de la humanidad: hasta el siglo XX, las emociones se veían desde un punto de vista negativo, como algo que pertenece a los animales y no al hombre. Debían, por tanto, ser conducidas por la fuerza de la razón. Así, en la filosofía desde el pensamiento aristotélico o incluso en la forma de ver las religiones, tanto en el mundo occidental como en el oriental, donde el budismo habla de combatir las emociones, que son fuente de la infelicidad, como en otros mundos, así Yoda le dijo hace mucho tiempo a Luke: el miedo lleva a la ira, la ira al odio y el odio al lado oscuro. Sin embargo, a partir del siglo XX las emociones se ven desde otro punto de vista. Así, como señala Pascal, el corazón tiene razones que la razón desconoce. Las emociones empiezan a ser vistas como algo positivo e incluso el dolor emocional empieza a estar igual de considerado que el físico. El último paso, dado ya en el siglo XXI, es el de considerar las emociones como algo que puede ser empleado para mejorar nuestro comportamiento. El ejemplo más claro es el tipo de lucha de contacto empleado por el Mossad, que adapta las emociones primarias a nuestro favor en la lucha.

Después explicamos rápidamente cómo funciona el mecanismo cerebral en las emociones. Comentamos que no era posible una medicación contra el miedo, aunque estaba siendo investigada, puesto que el mecanismo del miedo se activa en el mismo lugar que otras emociones primarias, como por ejemplo el afecto. Advertimos por ello que Juan sin miedo es un sociópata, puesto que era incapaz de sentir miedo. Sin embargo, una vez se enamora de la princesa (es decir, aprende a tener afecto) entonces ya es capaz de sentir miedo.

Introdujimos después la idea de que el miedo es social: el ser humano aprende a tener miedo de acuerdo al contexto social y a la época. Así el miedo podría considerarse como uno de los pilares socializadores del ser humano. Así, las penas del código penal, o el mismo sistema educativo (como muestran los experimentos de skinner). Los estudios sobre este tema no surgieron hasta entrado el siglo XX, con el desarrollo de las dictaduras, y al principio siempre unidos a las teorías sobre la psicología de multitudes. Pusimos como ejemplo la película de “el bosque” donde se enseña a tener miedo a elementos como el color rojo o a entrar en el bosque. Del mismo modo, como ejemplo de que el miedo depende del contexto señalamos la posibilidad de, alquilando un delorean, visitar los años 80 y comentarles miedos actuales, como la privacidad de los datos en internet.

Pasamos después a considerar los tipos de miedo (al amor, a las arañas, a la muerte…) y su gradación (terror, susto, etc) explicando de una manera más profunda dos grados de miedo: riesgo y pánico.

Del riesgo, dijimos que venía de la palabra latina resecare, que significa que una roca rompa el casco de nuestro barco. Señalamos que era un arma poderosa porque se puede cuantificar y así podemos adecuar nuestra cartera al riesgo que estemos dispuestos a asumir (eliminando así parte del riesgo imaginario) o también podemos buscar activos en los que se esté sobrevalorando el riesgo (como hizo, por ejemplo, W. Buffet con coca-cola).

Del pánico, comentamos que viene de la palabra griega pan, que tenía que ver con los sonidos desconocidos del bosque, atribuidos a la música del dios pan. Señalamos que el pánico debía ser observado con sentido común, puesto que muchas veces no estaba justificado. Lo comparamos con las burbujas. Expusimos que el pánico podía ser aprovechado para buscar activos sobrevalorados en riesgo o para añadirnos al rebaño, poniendo como ejemplo a J. Templeton durante la crisis del 87. Mientras todos sus gestores le miraban sin saber qué hacer, él gritaba: ¡comprar todo lo que podáis!, puesto que no había razón de fondo para una caída así.

Sobre el pánico, comentamos también lo fácil que es venderlo, recordando la frase de Wall Street 2: El caos vende. Pusimos como ejemplo la lectura por la radio por parte de O. Welles de “la guerra de los mundos” y el pánico que provocó. Pusimos también como ejemplo las noticias más leídas durante los meses de marzo, abril y mayo de 2009: todas ellas con planteamientos bajistas y caóticos.

Terminamos la charla hablando sobre los errores más típicos de los inversores. Los dividimos entre errores antes de operar y errores en la operación.

Antes de operar, los errores más comunes son miedo a que se nos vaya el precio y miedo a perder dinero. Ambos miedos pueden ser parcialmente cubiertos. El miedo a que se nos vaya el precio debe ser cubierto por nuestro sistema, que nos indica precios y motivos de entrada al mercado. El miedo a perder dinero solo puede ser solucionado con una adecuada gestión del riesgo, gracias al cual siempre sabremos cuál es el máximo dinero que vamos a perder. Así podremos adecuar nuestro nivel máximo de miedo a nuestra pérdida máxima.

En la operación, los errores más comunes provocados por el miedo son cerrar la posición antes de que llegue al stop o cortar las ganancias, estos errores pueden ser solucionados con un sistema claro de entradas y salidas.

Debemos respetar nuestro sistema de operar, puesto que es nuestra única salvación a largo plazo.

Por otro lado, hablamos también del miedo al fracaso, muy normal sobre todo en el trading, donde hacemos muchas operaciones y muchas pueden ser equivocadas. En este sentido comenté la necesidad de no infravalorarse nunca y de pensar que si nuestro sistema gana dinero, no importa el número de veces que falle. El futuro es imposible de predecir, solo los resultados se pueden medir.

Por último, hablamos del  estado de flujo, desarrollado por Mihály Csíkszentmihályi.