La Vuelta al Gráfico está en RANKIA

6/29/2011

La duda como método

Descartes, una vez definido el método para la búsqueda del conocimiento, comienza el proceso a través de la llamada duda metódica. El primer paso debe ser dudar de todo lo que creemos y considerarlo como potencialmente falso.

Un inversor en los mercados financieros no está a la caza de verdades absolutas, porque no las hay. Y aunque las hubiera, llega un momento en el que en las predicciones intervienen tantas variables que es imposible tenerlas todas en cuenta. Pero un inversor sí que debe estar a la caza de mentiras absolutas o relativas. Debe estar a la caza de mitos del mercado.


Si operamos en base a mitologías, lo normal es que, antes o después, el mercado nos pille por el camino. Y luego diremos que es que el mercado está loco, que está manipulado, pero la realidad es que no lo entendemos. Y no lo entendemos porque ni siquiera nos hemos puesto a intentarlo. No hemos tratado de desmentir esos mitos que damos por hecho. Algunos mitos: El precio se para en un soporte. Un HCH es bajista. Se gana más en mercados bajistas que en alcistas. Ratios como el PER o el PEG predicen con acierto la rentabilidad futura. Inditex es una acción cíclica. El mercado retrocede en tres (o cinco, u ocho) impulsos. Cuando el RSI supera 50 es señal de compra. Si los tipos de interés suben la bolsa baja. Y tantas otras...

Hablamos mucho del paper trading, pero son pocos los que en realidad se han puesto a hacerlo con rigurosidad.

Los mercados de valores son un espacio perfecto para la creación de mitos, que pasan de una generación a otra, dándose por válidos sin posibilidad alguna de refutación. Si vienen en todos los libros, será verdad. En ningún campo de las ciencias sociales estuvo tan alejada la investigación académica de la práctica como en la inversión.

Dentro de la investigación académica destacan los ignorados logros de la behavioral finance y la CAPM.

La behavioral finance ha descubierto todos los errores a nivel psicológico que comete un inversor particular. Pero prácticamente ningún inversor particular sabe nada sobre la behavioral finance. En primer lugar porque es más sencillo aprender de psicología barata. En segundo lugar porque siempre han vendido más los showmans que los premios nobel. Especialmente en economía.

Los investigadores de la teoría del mercado eficiente han desarrollado cientos de estudios demostrando una amplia evidencia de la hipótesis débil (y una evidencia significativa de la hipótesis media). Pero no hay más de ocho inversores que conozcan qué defiende esta teoría.

De hecho hace poco escuché a un reputado profesional de la inversión criticar la teoría del mercado eficiente sosteniendo que "es imposible que el precio recoja siempre el valor de las acciones. La evidencia demuestra que eso no ocurre, porque si no no habría momentos de pánico ni de euforia, y los hay". Por supuesto que eso no ocurre. Pero es que la hipótesis del mercado eficiente, incluso en su supuesto más radical, no defiende algo semejante (habría que ser cazurro para hacerlo, y gente como Fama o Malkiel no lo son). En lo que insiste esta teoría es que el precio se compone de una parte tendencial, basada en el valor de la acción, de la que no es posible aprovecharse puesto que todo el mundo la conoce. La otra parte del precio viene dada por el momento del mercado (noticias, sentimiento, etc) y lo que defiende esta teoría es que esa parte es aleatoria (las buenas o malas noticias aparecen aleatoramiento y son recogidas instantáneamente por el mercado). Como una parte del precio es conocida por todos y la otra aleatoria, no se puede batir consistentemente a un índice (no se puede ser mejor que la media de forma consistente). Podemos criticar todo lo anterior, por supuesto. Pero no si no lo entendemos o lo entendemos mal.

Pero todavía es peor cuando buscamos cuántos inversores saben algo de la CAPM. A lo mejor en toda España hay un solo inversor particular con la cartera diversificada. Claro, es que es mucho mejor ser como W. Buffet y no diversificar. Pero claro, es que W. Buffet... hay uno. Y por cierto, sus ideas hacen bastante daño. Porque invertir por sentido común es muy difícil, mucho más de lo que él hace creer. El sentido común es el menos común de los sentidos.

Y hablando de W. Buffet, otro mito del mercado, uno de los que últimamente más me repatean: a largo plazo solo ganas dinero si eres value. Seamos serios: hay inversores value que ganan dinero, pero hay otros que no. De hecho son más los que no. Y hay muchos inversores no-value que hacen muchísimo dinero. Y es que esto de la inversión tiene que ver con la persona, no con su estilo.

1 comentario:

GanandoPips dijo...

Muy buen post, el marketing que se hace en torno a la industria del trading se especializa en atraer personas que no están profundamente interesadas en la profesión, sino que más bien atraen estimulando los deseos de acumulación rápida y sofisticada de dinero, en vez de atraer a los que tienen vocación por el tema (al contrario de una universidad)...

Esto se hace, creo yo, por razones obvias, el mercado necesita liquidez, dinero fresco todos los días para darale vuelta a la rueda.

Siendo esto así pues sería de esperar que la mayoría de inversores y operadores sean muy superficiales y que solo los que tengan la verdadera vocación sean los que se metan de lleno en el terreno práctico. Igual que en cualquier otra profesión.

Saludos, me gusta mucho tu Blog!

Publicar un comentario