1/22/2016

Batman, Robin y el tipo depósito del BCE

Cuando Dick Grayson decide emprender su camino por separado de Batman, debido a diferencias en los métodos empleados por el hombre murciélago, también abandona el traje de Robin para convertirse en Nigthwing. Dick ya había emprendido una exitosa carrera en solitario junto a los Jóvenes Titanes bajo el disfraz de Robin, pero aún así se seguía identificando con Batman. Porque allí donde va Robin, va también Batman, no se puede separar el primero del segundo.

Ayer, hablando del discurso de M. Draghi con Laura Blanco en Capital Radio, comentaba que una de las claves del discurso había estado los guiños a un nuevo descenso del tipo de depósito. Rápidamente, señalábamos que dicho descenso tendría que ir acompañado de otras medidas expansivas, como una ampliación o en la cuantía o en las características del QE europeo.

Poco después, un famoso economista hacía la misma afirmación en el mismo programa.

He recibido algunas consultas sobre esto y me he dado cuenta de que no se termina de comprender bien el por qué de un tipo de depósito negativo. 

Como muchos otros bancos centrales, el BCE lleva a cabo sus acciones de política monetaria tradicional influenciando los tipos de interés de corto plazo. En concreto, el BCE utiliza:
  • Ratio de reservas o coeficiente de caja: Es el porcentaje de dinero procedente de depósitos que un banco debe tener en la cuenta corriente del BCE.
  • Tipo de interés de refinanciación: Es la refencia que emplea la autoridad monetaria europea para proporcionar liquidez a los bancos con carácter semanal o de más largo plazo. Básicamente, es lo que el BCE cobra a los bancos por prestarles dinero. Este es el tipo de interés del que todo el mundo suele hablar. El más famoso.
  • Tipo de interés de crédito (marginal lending facility): Es la referencia del BCE para aquellos bancos que necesitan liquidez intradía. El BCE actúa aquí como último recurso para los bancos, y el tipo de interés se pueden entender casi como una penalización.
  • Tipo de interés de depósito: Es el tipo de interés que paga el BCE por depositar el dinero. Actualmente esta tasa es negativa. Actualmente también se penaliza el dinero que los bancos depositan en la cuenta corriente del BCE (que no suele pagar nada) por encima de las reservas obligatorias.
Al contrario de lo que mucha gente cree, mantener un tipo de depósito negativo no está pensado para estimular los préstamos a través de una reducción del exceso de liquidez del sistema (exceso de liquidez del sistema es el dinero que está en la cuenta de depósito del BCE menos el dinero que está en la cuenta de crédito más el dinero que está en la cuenta corriente que sobrepasa las reservas obligatorias). 

Un aumento de los préstamos no reduce el exceso de liquidez, puesto que cuando un banco presta dinero a alguien, este alguien deposita el dinero recibido en otro banco (o en el mismo), que a su vez lo deposita de nuevo en el BCE. 

El QE ha ido encaminado a incrementar el exceso de liquidez de los bancos. De los en torno a 50 m.m. € que había en 2008 se ha pasado a más de 650 m.m. € a finales de 2015.



Los tipos de interés del BCE influyen sobre los tipos del interbancario. Así, el EONIA no debería desviarse de las bandas máxima y mínima que suponen el tipo de depósito y el tipo de crédito.

En los viejos tiempo, el EONIA se solía situar cercano al tipo de refinanciación. Pero el hecho es que en un mundo con tanta liquidez como el actual, seguir bajando el tipo de interés de refinanciación deja de tener impacto sobre el EONIA. En este tipo de entornos, es el tipo de interés de depósito es que se convierte en la referencia para los mercados monetarios. 


El tipo de interés de depósito negativo, por lo tanto, es complementario a la compra de activos desde el BCE, mejorando la transmisión de la política monetaria reduciendo los tipos de interés, que de acuerdo a la teoría monetaria supuesta tendrá efectos positivos sobre la demanda, lo cual resultará en mayor actividad, etc, etc, etc.

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario