La Vuelta al Gráfico está en RANKIA

2/17/2016

Regreso al futuro

Si nos dicen hace 10 años que podríamos comprar y pagar cualquier bien que te puedas imaginar a través de un móvil que además es inteligente y por si fuera poco se maneja gracias a una pantalla táctil, pensaríamos que estamos en una nueva entrega de regreso al futuro donde Spielberg se ha reinventado para continuar con la saga. Hace unas semanas hablaba con el CEO de una pequeña compañía de  soluciones medicas a través de la tecnología (ehealths) que me decía que en el futuro los humanos llevaríamos conexiones de USB en nuestro propio cuerpo. No salía de mi asombro, pero bueno, visto lo visto un par de charlas más y me convence.






Si hubiera descubierto como iba a cambiar el mundo en las últimas tres décadas hubiera apostado por empresas como Apple, Google, Facebook, Inditex y me hubiera ido de algunas como General electric o Lehman Brothers. A toro pasado, todo es muy predecible y te surge ese cosquilleo interno en el que te preguntas una y mil veces ¿cómo no se me ha ocurrido antes?. La idea de Airbnb, sorprende su sencillez y es que el portal que se dedica al alquiler de todo tipo de vivienda en cualquier parte del globo ofrece más habitaciones que la cadena hotelera Hilton con más de un siglo de existencia.


Como ustedes ya saben, todo buen inversor que se precie debe de dedicar un buen porcentaje de su tiempo a la lectura. Después de leer mucho informes, ver perspectivas, aunar un poco de intuición y porque no de sentido común, me gustaría compartir con vosotros lo que yo considero como las tendencias de inversión del futuro, de un futuro de largo plazo, pongamos por caso dentro de 30/40 años.


Haremos una primera aproximación por temática, considero pistas más que suficientes que les pueden orientar en la búsqueda de nuevas formas de inversión. Y es que todos los sectores de los que hablaremos tienen una réplica en fondo de inversión que puede ser muy interesante en la búsqueda de un extra de rentabilidad en un horizonte de largo plazo. Estamos hablando de las megatendencias del futuro.


Centrándonos en el ser humano todo gira en el incremento de la esperanza de vida. Según algunos estudios,sin ir más lejos del propio banco mundial, estima que el número de personas mayores de 60 años alcanzará los 2 mil millones cuando en 2013 la cifra ascendía a 841 millones. Lo anterior, tendrá un gran impacto en las farmacéuticas y las empresas relacionadas con la salud. La segunda derivada afectará positivamente a las empresas financieras, aseguradoras y las gestoras de patrimonios. Habrá una elevada transferencia de dinero en concepto de herencias. Sólo una apreciación, los elevados niveles de envejecimiento provocan una gran necesidad de ahorro. La contrapartida a lo anterior es la ingente cantidad de deuda emitida por los gobiernos que supone una huida hacia delante donde nadie sabe muy bien como solucionar el problema de crecimiento y deuda, aunque dejar caer las bolsas y la economía sería mucho peor.

Algunos otros nichos interesantes relacionados con el ser humano podrían ser aquellos negocios relacionados con la obesidad. La tasa de obesidad se ha duplicado en los últimos 30 años y afecta a más de 1.400 millones de personas en todo el mundo, cifras más que suficientes si consideramos que en el total del globo vivimos alrededor de 7.000 millones de personas. El foco lo situaríamos en farmacéuticas, tecnología sanitaria (ehealth), alimentación y bebidas, así como productos de adelgazamiento. Relacionado con la salud, la lucha contra el cáncer seguirá teniendo un especial protagonismo.


Si nos centramos en la nueva economía podríamos atisbar una interesante oportunidad en el turismo chino. Hoy día solamente el 4% de los ciudadanos del país pueden viajar al exterior y se espera que en una economía donde el poder adquisitivo está en aumento pueda generar grandes beneficios. Compañías  relacionadas con el transporte, hoteles y evidentemente con el juego y los casinos, los chinos son muy aficionados a este tipo de actividad.


Dejando de lado lo que gira en torno al ser humano nos centramos en la tierra. Aquí el gran protagonista sin ninguna duda será el cambio climático y la eficiencia de los recursos como puede ser cualquier derivado de la energía, escasez de agua y la gestión de residuos. Del mismo modo, estamos viendo episodios de climas extremos que se acrecentará en el futuro con lo que una buena idea sería invertir en empresas agrícolas y de equipamiento. Aquí podriamos situar también compañías relacionadas con la seguridad alimentaria.


Nos vamos al tercer componente de cambio en lo que a megatendencias del futuro se refiere y es que las máquinas van a tener una presencia cada vez más importante en nuestra nueva normalidad. En el World economic forum de Davos hace unas semanas se hablaba de que los robots podrían eliminar alrededor de 50 millones de empleos en los próximos años. La robótica es por tanto una clara apuesta de inversión, no sólo para el largo plazo sino también para los próximos años.


Si vamos un poco más allá me llama poderosamente la atención la capacidad de las cosas de comunicarse entre ellas  y actúar en consecuencia: el frigorifico con la tienda, el coche con los servicios de tráfico o los relojes inteligentes que nos dan los parámetros para tener un mejor descanso.


No podía faltar en un mundo cada vez más interconectado la temática de ciberseguridad ya que los costes de los delitos a través de la red puede suponer simplemente la ruina total de cualquier compañía por ello se hace cada más necesaria su presencia. Las compañías de software y la seguridad en la nube podrían ser las más beneficiadas.


No quería terminar mi repaso sobre las inversiones del futuro sobre otras tecnologías centradas en las innovaciones de hardware, redes sociales o plataformas móviles.


Podría hablar de muchos más nichos de mercado que se me ocurren en el futuro, pero sin duda que todos y cada uno de nosotros podríamos intuir y descubrir donde se pueden mover las tendencias del futuro con un poco de sentido común y seguimiento de la evolución del propio crecimiento futuro de la economía. Admito sugerencias después de compartir con vosotros algunas de mis reflexiones, ¿os atrevéis a jugar a los gurús?.


Javier Flórez


@FlorezJav







No hay comentarios:

Publicar un comentario