11/04/2016

El CAPEX, te da más información de la que realmente crees

El CAPEX, denominado así por su nombre en inglés Capital expenditures o gastos en capital abarca las adquisiciones o mejoras en activos ligados a la actividad principal de la empresa (plantas de fabricación, equipos informáticos, flotas de vehículos etc...). Resumiendo, cualquier gasto que se realiza para mantener o aumentar los ingresos y los beneficios, y no son parte del producto vendido.

El objetivo de la empresa es vender cuanto más mejor con el objetivo de sacar el máximo beneficio posible. En los estados financieros puedes encontrar tanto beneficio contable como económico. El primero refleja la diferencia entre ingresos y gastos (cuenta de resultados) y el segundo se refiere a la relación entre cobros y pagos del período ( Estado de flujos de efectivo).

El beneficio contable se basa en los principios estándar de contabilidad cuyo principal objetivo es representar la foto final de los ingresos y gastos y obtener el resultado que sea susceptible de ser gravado para recaudar impuestos por parte de la administración. Pero las empresas pueden modificar ese resultado para pagar menos impuestos a través, por ejemplo, de amortizaciones y depreciaciones, es decir, retraso en el reconocimiento de ingresos y gastos. Una depreciación es un apunte contable que sirve a modo de provisión para que la compañía tenga dinero suficiente para reemplazar sus activos depreciados, con el fin de continuar sus actividades habituales una vez estos activos se deterioren totalmente. Pero como advertimos, este apunte contable no supone salida de caja por lo tanto ese beneficio contable no refleja el verdadero beneficio que genera la empresa para sus accionistas, ya que como vemos existen gastos que no son pagados en el momento, el objetivo es meramente impositivo.






Por otro lado, el beneficio económico, se fundamenta en el concepto cobros y pagos, es decir, el concepto, flujos de efectivo de las actividades de explotación. Ese podría ser el verdadero beneficio que obtiene la empresa de sus actividades habituales, esta partida tiene presente el beneficio contable más las depreciaciones y amortizaciones reflejando la entrada y salida real de dinero. Los estados flujos de efectivo se dividen en:

Flujos de efectivo de la actividades de explotación: entradas y salidas de dinero en efectivo por realizar las actividades principales de la compañía (venta de productos y servicios).

Flujo de efectivo de las actividades de inversión: entrada y salida de dinero en efectivo de las actividades de inversión tanto en activos fijos como financieros.

Flujos de efectivo de las actividades de financiación: entrada y salida de efectivo derivado de las actividades de financiación que refleja las necesidades que tiene la empresa de conseguir financiación externa a través de emisión de deuda, ampliaciones de capital, recompra de acciones,etc...

Esta partida siempre estará en el estado de flujos de efectivo en las actividades de inversión, las compañías no utilizan una partida en particular que denominan CAPEX, sino que se refiere a subapartados como: Pagos por inversiones o pagos por adquisición de inmovilizado con diferentes acepciones (Inmovilizado material, empresas del grupo y asociadas, inversión en inmovilizado material, activos fijos materiales e inmateriales,etc..). Como definíamos el concepto de gastos de capital al inicio del post: "cualquier gasto que se realiza para mantener o aumentar los ingresos y los beneficios, y no son parte del producto vendido"

El Capex muestra la cantidad de dinero que invierte la empresa para mantener y mejorar sus activos fijos que intervienen en la producción de sus bienes y servicios ofrecidos. Esta partida suele ser financiada por los flujos generados del propio negocio, mediante la emisión de nuevas acciones o por emisión de deuda reflejada en el apartada de flujos de efectivo de las actividades de financiación. Otra alternativa para financiar esta partida puede ser el dinero en caja que posea la compañía.

Desde mi punto de vista, lo más interesante del Capex es que nos puede dar una señal clara sobre la fase dentro de la vida de la empresa se encuentra, es decir, fase de crecimiento, madurez o declive.

En las etapas iniciales de una compañía estas tienen un Capex muy elevado, las cifras de esta partida sobrepasan sobremanera el flujo de efectivo de las actividades de explotación. La empresa suele gastar mucho más de lo que ingresa por sus actividades de explotación por lo que normalmente acudirá a financiación adicional mediante ampliaciones de capital, endeudamiento a crédito o emisión de deuda. Son empresas que suelen aumentar sus ventas de forma considerable.

Otro tipo de empresas podrían ser las compañías de crecimiento. Son aquellas que poseen una cifra de Capex más elevada que sus depreciaciones/amortizaciones, y es superior al flujo de las actividades de explotación. Significa que la empresa está en proceso de crecimiento y expansión de sus actividades bien sea en gama de productos o mercados. Por esta razón hace inversiones en activos que les permitan incrementar una mayor producción.

Las compañías en fase de crecimiento moderado o nulo, son compañías con Capex muy similares a los importes de depreciaciones/amortizaciones y muy inferior al flujo de caja generado por las actividades de explotación. Se encuentran en una fase en la que no crecen manteniendo sus estructura actual siguiendo una estrategia de mantenimiento de activos para intentar continuar con un nivel estable de sus ventas. Podrán vender una mayor cantidad de unidades monetarias, aumentando el precio de sus productos o disminuyendo sus costes de producción pero no podrá incrementar la unidades físicas ya que la propia capacidad del mercado no da para más. En esta fase, o se inicia una expansión de nuevas líneas de negocios y/o mercados o comenzará irremediablemente la etapa de declive. Precisamente, las compañías en fase de declive mantienen Capex muy inferiores a las depreciaciones/amortizaciones mostrando que no invierte al mismo ritmo que se están deteriorando sus activos fijos necesarios para mantener el proceso productivo normal como hasta ahora. Sus ventas descienden, la oferta supera a la demanda y posiblemente se pueda iniciar una venta de partes del negocio y algunas de sus filiales. Todo el dinero obtenido estará dirigido irá destinado a pagar deuda o para remunerar al accionista.

El Capex es tan importante porque además de indicarnos la fase del ciclo en la que se encuentra la empresa es totalmente necesario para calcular el flujo libre de caja, cifra crucial a la hora de valorar compañías por descuento de flujos de efectivo, abajo recordamos la fórmula completa.


Como todo en esta vida, el Capex también tiene algún problema a la hora de tomarlo como referencia. Si una compañía está invirtiendo agresivamente en su expansión le quedará poco flujo de caja o incluso negativo, por lo que no mostrará una valoración real de la compañía. Por otro lado, existen empresas que invierten poco en Capex ya que centran su expansión a través de adquisiciones. Esas compras aunque no se ven reflejadas en un aumento de Capex, por ser una inversión inorgánica, bajo mi punto si debería considerarse Capex. Por ello, algunos analistas lo consideran y otros no, mucho cuidado con este punto.

La solución al primer punto podría ser considerar un Capex de mantenimiento, es decir, gasto de mantenimiento de capital en activos ligados a la actividad de la empresa para mantener su funcionamiento dado un nivel de ventas constante, sin tener en cuenta las inversiones en la mejora del proceso productivo. En las cuentas anuales no se detalla esta partida,por tanto habrá que sacar un valor aproximado que podemos obtener de la partida amortización/depreciación. Cogemos nuestro Capex y lo comparamos con amortización/depreciación y el menor de los dos nos daría nuestro Capex de mantenimiento. En una empresa en fase de crecimiento lento se utilizará el Capex para calcular el flujo de caja libre. Para una compañía de crecimiento se utilizará la amortización para llegar a nuestro Capex de mantenimiento como cifra aproximada. 

Un ejemplo claro para diferenciar Capex y Capex de mantenimiento podría ser una cadena de panaderías que desea aumentar sus ventas. Decide su estrategia de expansión abriendo nuevos establecimientos realizando una inversión para ampliar su red de tiendas. Las nuevas tiendas representan Capex de crecimiento pero si lo que quiere es mantener sus niveles de ventas, lo que haría sería invertir en los establecimientos ya existentes  represetando esta partida el Capex de mantenimiento.

Sinceramente me parece una magnitud bastante importante a tener en cuenta a la hora de ver los fundamentales de una compañía. Como explicamos en el post, nos ayuda a situar la fase del ciclo de vida de la empresa y es una cifra crucial para calcular realmente el flujo de caja que genera la compañía. Del mismo modo, considero que se debería informar de una forma mucho más detallada en los estados financieros de la compañía para hacer la vida más fácil a los accionistas que son aquellos a los que se tienen que rendir cuentas. Quizás esta partida de demasiadas pistas a la competencia aunque yo siempre abogo por la máxima transparencia y claridad sobre temas tan importantes como el gasto en inversiones. Y tú, ¿qué opinas sobre ello?

Javier Flórez

@FloreJav


















Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario