9/23/2016

¿Y si regalamos dinero?


La semana pasada leía un informe de uno de los analistas de bancos españoles de referencia, en la que no se centraba en ningún aspecto en concreto sobre el objeto normal de su análisis sino haciendo referencia a lo que para él es la mayor crisis financiera en los últimos cinco mil años. Estoy de acuerdo con él en que nadie sabe como responder ante esto, porque estamos ante una situación sin precedentes. Después de llevar a cabo expansiones monetarias infinitas, de cualquier índole (bonos, acciones, ETF,…) en la que han situado en gran parte de la curva de tipos en negativo, no descartemos cualquier otra medida como pueda ser la prohibición de efectivo, confiscación de activos o porque no, el famoso helicóptero monetario y continuar con la degradación monetaria que ya se está produciendo.

El famoso helicóptero monetario se trata de un recurso por el que los bancos centrales proporcionan dinero recién impreso a la economía sin registrar activos o pasivos en sus balances como contrapartida. Puede ser a través de transferencias de efectivo al público o monetización de la deuda pública; en ambos casos resulta ser una pérdida permanente para el banco central.


9/21/2016

La intuición en el trading

Decía el gran Kostolany que las características de un buen inversor son: sagacidad, intuición y fantasía. Coincidía con el concepto que tenía Peter Lynch, que aseguraba que invertir no es una ciencia, sino un arte. También estaba de acuerdo Ed Seykota, si bien advertía de la  importancia de saber diferenciar entre "intu-ition" e "into-wishing".

En fin, ¿cuántas veces habremos escuchado la importancia de las sensaciones o de la intuición a la hora de seleccionar con éxito inversiones rentables? Existe cierta tendencia en los mercados financieros a pensar que, efectivamente, los mejores inversores son más "intuitivos" y que también el corazón inversor tiene razones que la razón inversora desconoce.


9/18/2016

Generando ideas

Hoy en Rankia, hacemos referencia a la generación de ideas en base a un libro muy interesante de James Webb Young ( un brillante creativo americano) y algunas consideraciones de uno de los genios de la inversión durante el último siglo, Charlie Munger.




9/16/2016

The Hedge Fund Edge

Lo he criticado en otras ocasiones, el mundo de los libros sobre mercados financieros está repleto de oferta basura, especialmente entre los best-sellers. Libros dirigidos al público general, que supuestamente introducen a los mercados financieros, pero que no son más que una colección de tópicos y de mitos sobre los mercados en forma de una amalgama de análisis mal entendido, pseudofilosofía y psicología de barra de bar. Más que enseñar, confunden. Supongo (quiero creer) que más por el nulo conocimiento de sus autores que por mala fe. No cualquiera escribe un best-seller. Por suerte.

En este pajar, libros como The Hedge Fund Edge son la aguja que nos ayudará en la tarea de tejer bien los diferentes hilos de los mercados financieros.

9/14/2016

Una reflexión del monetarismo imperante

El mes de septiembre está repleto de citas de los bancos centrales, ya sabemos que son los auténticos protagonistas de los mercados financieros desde que la crisis económica hizo acto de presencia, allá por 2008. Me gustaría hacer una pequeña reflexión de lo que está suponiendo el monetarismo en los tiempos que corren. El monetarismo es una vertiente del pensamiento económico que estudia el efecto de la oferta monetaria sobre el nivel de actividad de una economía. Divagando un poco sobre la inyección masiva de dinero por parte de los bancos centrales en la actualidad, me he encontrado un par de gráficos muy interesantes que muestran el estrepitoso fracaso de estas medidas.
Estos dos gráficos muestran el fracaso de la teoría monetarista, en su más simple versión de la identidad M (cantidad de dinero)* V(velocidad del dinero) =P (precios)* T (producción) cuya aproximación a la realidad se hace muy a la ligera, cambiando PT por PIB nominal; así, MV = PIBN.


El fallo de esta identidad es que ni T es el PIB, ni M es directamente dependiente del balance de Banco Central. Según la teoría, al aumentar el Balance del banco central, se emite dinero que va directamente al público, que así satisface su súbita huida de los activos a la liquidez.
Como se ve en los gráficos, esto no funciona. No funciona porque en medio del proceso está la banca, que es la que crea dinero al dar créditos. Los gráficos representan la cantidad de liquidez en circulación en EEUU y en la Zona Euro, dividido por el volumen del balance de la FED y del BCE. Si la teoría fuera verdad, al aumentar el balance/emisión del dinero, la relación M3/B debería ser constante, aproximadamente. Pero vemos que no lo es.
El dinero en circulación (M2 para EEUU M3 para la Eurozona) no lo crea el banco central, sino la banca privada al conceder créditos, el famoso sistema de reserva fraccionada. Esos créditos son la contrapartida fundamental de la M2 y la M3. El crédito se convierte en depósitos que son la liquidez con la que funcionamos.