La Vuelta al Gráfico está en RANKIA

12/28/2010

Aplicaciones bolsa para ANDROID



He actualizado esta entrada. La nueva página está aquí: http://www.lavueltaalgrafico.com/2012/12/aplicaciones-android-para-mercados.html


...

Voy a aprovechar para que en estos días de vacaciones (el que las tenga) trastee un poco con su móvil. Igual que ya hice para el Iphone, voy a postear mi top 10 de aplicaciones de mercados financieros para un sistema Android.
He probado todas con un pedazo de móvil que no tiene nada que envidiar al Iphone: el Samsung Galaxy S.



12/23/2010

¡FELIZ NAVIDAD!

¡Aprovecho para desearos a todos una muy Feliz Navidad! Y un próspero año nuevo plagado de nuevos éxitos, personales y profesionales.

12/21/2010

¿Y si nos toca el gordo?

Mañana es el sorteo que más interés despierta en España: el gordo de Navidad. No es la lotería con la que más dinero puedes ganar, pero prácticamente todo ciudadano de España, sea por presión social o por esperanza, tiene al menos un boleto. Quizá parte de la culpa la tenga la cobertura de los medios, pero yo creo que su encanto reside en su historia y en esos niños emocionados por cantar un premio.


Con total sinceridad: yo espero que lo canten para mí. Pero si el destino tiene decidido que no sea así, espero que el dinero se quede por lo menos en alguien que no lo tire por la ventana. En el caso de que ya seas el afortunado al que le ha tocado, y estés leyendo este blog, me gustaría darte algunas ideas para no tirar el dinero por la ventana (ideas, pero no consejos, como he comentado muchas veces: ya lo decía mi abuelo, todos los consejos tienen un precio, pero las ideas son gratis).

12/14/2010

Profesores de trading

Este domingo, se planteaba en el blog de Andrés Llorente en Unience una pregunta que desde mi punto de vista es bastante interesante: ¿Se puede ser un maravilloso profesor de "trading" sin ser bueno en la operativa diaria?

Hay que reconocer que existen tantos cursos de bolsa, de trading, de análisis... que es muy sencillo que cualquiera entre en este mercado. Por ello, es enorme el listado de "cursos basura" a precio de oro que existen. Así que la pregunta cobra cada vez más sentido actualmente.


12/10/2010

El Euro bono: ¿utopía o realidad?

Este lunes nos despertábamos con un artículo de JC Juncker y de G Tremonti en el FT (primer ministro de Luxemburgo-actual presidente del Eurogrupo y ministro de economía italiano, respectivamente), en el que proponían el comienzo de una discusión sobre la creación de una Agencia Europea de Deuda que pudiera emitir instrumentos de deuda pública.



Esta propuesta no es algo nuevo. La idea de que Europa pueda emular el mercado más líquido de deuda pública del mundo (el estadounidense) es una antigua pretensión, recurrente entre la literatura de los más europeístas.
Tras leer el artículo en el FT, me puse en contacto con mis amigos de The Lost Economist Blog para preparar un post conjunto, puesto que tanto a ellos como a mí, como a O. Rehn, comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea, nos parece una idea “intelectualmente atractiva”.

12/06/2010

El Riesgo (introducción)

Vamos a empezar a estudiar poco a poco el riesgo.


Cuando hablamos de riesgo nos referimos, evidentemente, al riesgo asociado con una inversión determinada. No vamos a poder discutir aquí el riesgo a que nos caiga una maceta por la calle o el riesgo a que nos abduzcan unos extraterrestres. Riesgos, por otra parte, con los que hay que contar, pero no pueden ser objeto de este blog.






No es fácil definir riesgo. Desde el punto de vista de una inversión en un activo, vamos a considerarlo como la variabilidad de los retornos del activo en el futuro y como la probabilidad de un retorno negativo. Como las dos cosas. Es decir, cuando compramos un activo, qué nos puede pasar que sea malo (porque evidentemente, lo bueno no es un riesgo).


Hay muchos tipos de riesgo que podemos y debemos tener en cuenta al invertir. Entre ellos, los que más nos van a interesar cuando tomamos una decisión monetaria sobre un activo son los siguientes:


El más evidente es el riesgo de mercado, es decir, el riesgo a movimientos adversos en el precio del activo que hemos comprado. Un ejemplo más que sencillo: si compramos una acción, el riesgo de mercado estaría asociado a las fluctuaciones negativas de nuestra acción en el mercado. Si compramos acciones de la compañía de las indias orientales a 20 euros, el riesgo de mercado que corremos es que cuando queramos vender, la compañía valga mañana 8 euros. En próximos post menos básicos iremos viendo medidas de este riesgo. Concretamente el riesgo que hemos descrito se llama riesgo de precio.
Otros tipos de riesgo que encajarían dentro del riesgo de mercado podrían ser el riesgo de tipos de interés, el riesgo de tipo de cambio y el riesgo de tipo de interés.
Podríamos identificar más, pero lo importante ahora no es hacer miles de categorías, sino poder ir identificando el tema del que vamos a tratar.


Un riesgo importante, sobretodo en activos OTC (que no solo son para institucionales, los CFDs, sin ir más lejos, son derivados OTC) es el riesgo de crédito. Al decir activos OTC, aceptamos la distinción básica entre activos que no cotizan en un mercado oficial y los que cotizan en un mercado regulado (como las acciones que cotizan en la bolsa española, o las opciones y futuros de MEFF o EUREX, por ejemplo). El riesgo de crédito es aquel que está asociado a que la contrapartida no cumpla. Por ejemplo, si compramos una bicicleta de segunda mano, el riesgo es que no nos la entreguen. O más claro aún, si vendemos una guitarra por internet, el riesgo de crédito será que no nos paguen la guitarra o que nos paguen menos de lo que habíamos pedido por ella. Dentro del riesgo de crédito podríamos contar el riesgo de default en un bono. El riesgo de default es el riesgo de que la contrapartida no cumpla con los pagos prometidos. Un ejemplo de default reciente lo encontramos en Argentina. Y es el riesgo "de moda" en los periféricos europeos. En estos países medimos este riesgo, que podría considerarse también como riesgo soberano (riesgo de que un país haga default) se mide a través de los CDS o del spread con el bono alemán 10 años.


Un riesgo pocas veces entendido y fuente de muchos errores sobretodo en el caso de principiantes es el riesgo de liquidez. Este tipo de riesgo es realmente complicado de definir y se refiere al riesgo de no poder cerrar una posición rápidamente a un precio conocido (es decir a un precio no muy diferente al de transacciones anteriores). Por ejemplo, si tenemos 1.000 acciones de chicharros SA y el último cruce ha sido hace un segundo a 2 euros, el riesgo de liquidez que corremos será el de no poder vender los 1.000 títulos ahora mismo a un precio parecido a 2 euros. Esto ocurre a menudo con los derechos (Un valor cuyo último precio cruzado es 0,02 € no es líquido si podemos cerrarlo ahora mismo a 0,01 €, porque aunque el precio sea parecido a nuestros ojos, es un 50% inferior).
Este riesgo en muchos activos, por ejemplos los warrants, es el eliminado por el creador de mercado o el especialista, que aunque no haya cruces, pone precios continuamente (con mayor o menor acierto, con mayor o menor discusión sobre este tema que no viene al caso ahora mismo).


Otro riesgo poco entendido es el riesgo operativo. Es el riesgo de que haya un error en los sistemas fuera de nuestro control. Este riesgo es el que asumimos por hacer operaciones electrónicamente, por ejemplo. Si en nuestro broker online ponemos una compra y de repente salta una venta. O el riesgo de que se nos cuelgue internet en mitad de la operación. 
Hay muchas formas de eliminar este riesgo y todas dependen de lo profesionales que pretendamos ser.
Dentro de este tipo de riesgo podemos contar también el riesgo de liquidación, y es la posibilidad de que algo salga mal en el proceso de liquidación. En mi experiencia como middle-office descubrí que realmente muchas cosas pueden salir mal en la liquidación. No obstante, como en el teatro, al final todo termina saliendo.


Un riesgo que me gustaría destacar, del que hemos hablado otras veces en este blog, es el riesgo emocional. Este riesgo depende tan solo de nosotros y está relacionado con nuestras propias limitaciones.


A pesar de esta pequeña introducción al riesgo, me gustaría destacar la actual división teórica del riesgo, que es a la que nos vamos a ceñir.


El riesgo puede dividirse en dos tipos: riesgo diversificable y riesgo no diversificable


El riesgo no diversificable o sistemático es aquel que no podemos eliminar con la diversificación porque afecta a todo el mercado o a todo un tipo de activos. La única manera de acabar con este riesgo es mediante la aplicación de coberturas. Lo veremos en próximos posts.
Un ejemplo de este tipo de riesgo es el riesgo de un cambio en los tipos de interés oficiales, una guerra o una recesión.
No debe confundirse el riesgo sistemático con el sistémico. El riesgo sistémico es el riesgo de un colapso de todo un sistema o de todo un mercado.


El riesgo diversificable es aquel específico de un activo, por ejemplo el riesgo de liquidez o el riesgo  de crédito. Este riesgo se puede eliminar completamente mediante la diversificación, que será lo que expliquemos en próximos posts.


Como véis vamos muy poco a poco, pero en la próxima entrada entraremos mucho más en detalle. Y empezará el baile de estudios teóricos y nombres raros.

BAEAY3YCQ3XG

12/01/2010

El Miedo (Resumen VII encuentro RANKIA)

Este sábado tuve la suerte de poder asistir al VII encuentro RANKIA como ponente. Fue un placer veros las caras, aunque me fastidió no tener mucho tiempo para hablar con todos, y que no hubiera unas copillas tras el encuentro. Para otra ocasión.
Paso a hacer un resumen muy rápido de la charla que expuse. Aunque estaba un poco nervioso, espero que quedase claro a dónde quería llegar.

Por supuesto, esto es un resumen, no pretendo comentar todo lo que dije en la charla, solo lo principal. Intentaré repetirla en otros eventos, por si acaso alguien se quedó con las ganas de oirla.


Empezamos la conferencia hablando sobre qué es el miedo, tomando como referencia la definición de la RAE: perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario. Quisimos que en toda la charla estuviera presenta la idea de que uno solo puede ser valiente si tiene miedo. Si no, es otra cosa.


Desde el punto de vista biológico el miedo es una emoción. Hicimos así un rápido repaso a la historia de cómo han sido consideradas las emociones en la historia de la humanidad: hasta el siglo XX, las emociones se veían desde un punto de vista negativo, como algo que pertenece a los animales y no al hombre. Debían, por tanto, ser conducidas por la fuerza de la razón. Así, en la filosofía desde el pensamiento aristotélico o incluso en la forma de ver las religiones, tanto en el mundo occidental como en el oriental, donde el budismo habla de combatir las emociones, que son fuente de la infelicidad, como en otros mundos, así Yoda le dijo hace mucho tiempo a Luke: el miedo lleva a la ira, la ira al odio y el odio al lado oscuro. Sin embargo, a partir del siglo XX las emociones se ven desde otro punto de vista. Así, como señala Pascal, el corazón tiene razones que la razón desconoce. Las emociones empiezan a ser vistas como algo positivo e incluso el dolor emocional empieza a estar igual de considerado que el físico. El último paso, dado ya en el siglo XXI, es el de considerar las emociones como algo que puede ser empleado para mejorar nuestro comportamiento. El ejemplo más claro es el tipo de lucha de contacto empleado por el Mossad, que adapta las emociones primarias a nuestro favor en la lucha.

Después explicamos rápidamente cómo funciona el mecanismo cerebral en las emociones. Comentamos que no era posible una medicación contra el miedo, aunque estaba siendo investigada, puesto que el mecanismo del miedo se activa en el mismo lugar que otras emociones primarias, como por ejemplo el afecto. Advertimos por ello que Juan sin miedo es un sociópata, puesto que era incapaz de sentir miedo. Sin embargo, una vez se enamora de la princesa (es decir, aprende a tener afecto) entonces ya es capaz de sentir miedo.

Introdujimos después la idea de que el miedo es social: el ser humano aprende a tener miedo de acuerdo al contexto social y a la época. Así el miedo podría considerarse como uno de los pilares socializadores del ser humano. Así, las penas del código penal, o el mismo sistema educativo (como muestran los experimentos de skinner). Los estudios sobre este tema no surgieron hasta entrado el siglo XX, con el desarrollo de las dictaduras, y al principio siempre unidos a las teorías sobre la psicología de multitudes. Pusimos como ejemplo la película de “el bosque” donde se enseña a tener miedo a elementos como el color rojo o a entrar en el bosque. Del mismo modo, como ejemplo de que el miedo depende del contexto señalamos la posibilidad de, alquilando un delorean, visitar los años 80 y comentarles miedos actuales, como la privacidad de los datos en internet.

Pasamos después a considerar los tipos de miedo (al amor, a las arañas, a la muerte…) y su gradación (terror, susto, etc) explicando de una manera más profunda dos grados de miedo: riesgo y pánico.

Del riesgo, dijimos que venía de la palabra latina resecare, que significa que una roca rompa el casco de nuestro barco. Señalamos que era un arma poderosa porque se puede cuantificar y así podemos adecuar nuestra cartera al riesgo que estemos dispuestos a asumir (eliminando así parte del riesgo imaginario) o también podemos buscar activos en los que se esté sobrevalorando el riesgo (como hizo, por ejemplo, W. Buffet con coca-cola).

Del pánico, comentamos que viene de la palabra griega pan, que tenía que ver con los sonidos desconocidos del bosque, atribuidos a la música del dios pan. Señalamos que el pánico debía ser observado con sentido común, puesto que muchas veces no estaba justificado. Lo comparamos con las burbujas. Expusimos que el pánico podía ser aprovechado para buscar activos sobrevalorados en riesgo o para añadirnos al rebaño, poniendo como ejemplo a J. Templeton durante la crisis del 87. Mientras todos sus gestores le miraban sin saber qué hacer, él gritaba: ¡comprar todo lo que podáis!, puesto que no había razón de fondo para una caída así.

Sobre el pánico, comentamos también lo fácil que es venderlo, recordando la frase de Wall Street 2: El caos vende. Pusimos como ejemplo la lectura por la radio por parte de O. Welles de “la guerra de los mundos” y el pánico que provocó. Pusimos también como ejemplo las noticias más leídas durante los meses de marzo, abril y mayo de 2009: todas ellas con planteamientos bajistas y caóticos.

Terminamos la charla hablando sobre los errores más típicos de los inversores. Los dividimos entre errores antes de operar y errores en la operación.

Antes de operar, los errores más comunes son miedo a que se nos vaya el precio y miedo a perder dinero. Ambos miedos pueden ser parcialmente cubiertos. El miedo a que se nos vaya el precio debe ser cubierto por nuestro sistema, que nos indica precios y motivos de entrada al mercado. El miedo a perder dinero solo puede ser solucionado con una adecuada gestión del riesgo, gracias al cual siempre sabremos cuál es el máximo dinero que vamos a perder. Así podremos adecuar nuestro nivel máximo de miedo a nuestra pérdida máxima.

En la operación, los errores más comunes provocados por el miedo son cerrar la posición antes de que llegue al stop o cortar las ganancias, estos errores pueden ser solucionados con un sistema claro de entradas y salidas.

Debemos respetar nuestro sistema de operar, puesto que es nuestra única salvación a largo plazo.

Por otro lado, hablamos también del miedo al fracaso, muy normal sobre todo en el trading, donde hacemos muchas operaciones y muchas pueden ser equivocadas. En este sentido comenté la necesidad de no infravalorarse nunca y de pensar que si nuestro sistema gana dinero, no importa el número de veces que falle. El futuro es imposible de predecir, solo los resultados se pueden medir.

Por último, hablamos del  estado de flujo, desarrollado por Mihály Csíkszentmihályi.

11/26/2010

El sol es gallego

Esta mañana he leído que una gallega se había declarado propietaria del sol. Sin entrar a valorar la ironía del tema (miña terra galega, donde el cielo es siempre gris…), se me ha venido rápidamente a la cabeza que muchas veces, cuando pensamos en nuestras inversiones (incluso las gratuitas, como esta), se nos olvidan fácilmente los posibles riesgos.


En primer lugar, los más inmediatos:¿podrían denunciarla ahora todas las personas con enfermedades provocadas por el sol? ¿y si no te pones moreno, puedes reclamar por mal funcionamiento? En realidad existen muchos más: las sequías, los desiertos, las plantas secas, los incendios… Y las erupciones solares. La última importante provocó daños valorados en miles de millones de dólares. Aparte, debemos reconocer que en el caso de que nos cobraran un canon por usar el sol, es muy fácil piratearlo. A ver qué empresa será de capaz de monitorizar a todos los humanos del mundo. O de ocultarlo.

En fin, rarezas aparte, lo cierto es que muchas veces los inversores al entrar al mercado no tienen en cuenta los riesgos de los mismos.

No hay definición clara de riesgo. La más aceptada suele ser la desviación típica de los resultados históricos, aunque cuente con importantes inconvenientes, que comentaré en próximos post.

En cualquier caso, tomemos la definición que tomemos, lo que sí está claro es que cada nivel de riesgo exige un beneficio. Una vez hayamos medido el riesgo y el beneficio esperado, podremos tomar una decisión de inversión inteligente.

El problema de que no exista medida aceptada del riesgo es que se crean errores en los precios con los que se valoran los activos. La parte buena es que por eso los mercados son atractivos: porque el riesgo no está nunca bien valorado. La parte mala es que al inversor particular esto le suele afectar siempre negativamente.

Probablemente uno de los errores más comunes de los inversores no es que no sepan cómo medir el riesgo, es que directamente no lo hacen. No creo que exista una sola cartera en España dentro de la frontera eficiente. La mayoría de los ahorros se distribuyen casi al 100% en depósitos, fondos monetarios y garantizados (productos todos con un riesgo superior al estimado por el inversor: al mismo nivel de riesgo se pueden encontrar rentabilidades mucho mayores). Por otro lado, de aquellos que invierten en bolsa o en otros activos más “complicados”, sus carteras destacan por la falta de diversificación.

No me malinterpreten: estoy completamente de acuerdo con W. Buffet cuando critica la diversificación argumentando que las personas tenemos muy pocas ideas de inversión buenas (en la vida, a lo mejor solo una o dos) y aumentando el número de ideas, aumentará el número de ideas malas de forma no proporcional. Con lo que no cuenta Buffet (ni contó Graham) es que mucha gente (la mayoría) nunca tienen una sola idea de inversión buena. Y si la tienen, normalmente cortarán rápidamente el beneficio (gracias al efecto disposición). Por eso, en carteras de particulares, la diversificación es recomendable.

Pero no debemos diversificar por diversificar. La diversificación depende de la medida que tomemos de riesgo. En base a ella, podremos disminuirlo diversificando parte de la cartera. Por lo tanto no se trata de comprar una cosa de cada. Hay que calcular los porcentajes, elegir los activos, etc sabiendo que cada activo que añadamos afectará a la desviación típica de toda la cartera.

Insisto, el riesgo es complicado de medir. Pero una cosa es eso y otra cosa es directamente no medirlo. Porque así luego pasa lo que pasa.

Un ejemplo de cómo no apreciamos correctamente los riesgos es el típico inversor que repudia operar con apalancamiento (con margen) y después al echar un vistazo en su cartera vemos cómo su capital está invertido en empresas fuertemente apalancadas… Es decir, de hecho, él también está apalancado (igual que todos los propietarios de la empresa). Eso sí, con un límite: el que impondría el precio mínimo de la acción (es decir, 0). Pero en definitiva, igual que si hubiera comprado una opción o un warrant. Y peor que si hubiera puesto un stop.

Otro ejemplo típico es aquél que tiene toda su cartera en empresas de un solo páis (ignorando el resto del mundo) o solo en un sector (por ejemplo, tres acciones y las tres son compañías financieras) o solo en un activo (todo en bolsa).

Otros ejemplos son las inversiones con bajos tipos de interés en deuda de compañías no cotizadas sin mercado secundario para negociarse, los que compran opciones porque “tienen pérdidas limitadas y beneficios ilimitados” (un error más común de lo que uno podría creer), los que operan con CFDs sin entender qué es un CFD (cómo funciona por dentro), el que compra un turbo warrant muy cerca de la barrera, y muchos otros.

Insisto de nuevo: no pretendo criticar estos activos, en absoluto, sencillamente digo que el particular normalmente no valora realmente el riesgo que corre invirtiendo en los mismos. Y por lo tanto no sabe si el beneficio que está recibiendo es adecuado a su perfil.

En las próximas semanas iremos viendo de forma más profunda cómo se mide el riesgo.

11/19/2010

¿Existe la suerte?

Estamos pensando en hacer algo con un dinerillo que nos sobra. No nos decidimos entre Iberia o Iberdrola, hemos oído cosas muy buenas de ambas. Así que decidimos jugarlo a cara o cruz. 

Sale cara que es Iberdrola. Así que ponemos una orden de compra en IBLA… al rato, escuchamos en las noticias que Iberdrola está perdiendo un 45%. No como Iberia, que gana un 45%. ¡Qué mala suerte! – pensamos. 

Vamos corriendo a cerrar nuestra posición, tristes y cabizbajos cuando nos damos cuenta de que… ¡estamos ganando dinero! Por error habíamos puesto IBLA, que es el identificador de IBERIA. El de Iberdrola es IBE. 

Un error de novato que nos ha salvado el pellejo. ¡Qué buena suerte! –pensamos.

11/12/2010

LA GUERRA DE LAS DIVISAS. EPISODIO VI

Último episodio de la segunda trilogía de Currency Wars: El retorno del G20...
Hasta aquí llegó la frikada.




CURRENCY WARS

EPISODIO VI

EL RETORNO DEL G20

Comienza la reunión del G20 en Seúl mientras se suceden las declaraciones y críticas entre los diferentes países, tratando cada uno de defender sus posiciones. Incluso Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial, entra en el debate, hablando de nuevo de la vieja cuestión de un posible retorno al patrón oro.
A todo esto se añaden además los problemas de los países llamados periféricos, que podrían empezar a presionar de nuevo el euro a la baja.
Finalmente, en el denominado “plan de Acción de Seúl” se recoge que las economías del G20 deberán caminar hacia un sistema en el que los tipos de cambio sean determinados por el mercado y se pide a sus gobiernos que se abstengan de mantener artificialmente devaluadas sus monedas para así tratar de hacerlas más competitivas. Un mensaje que aplaza una decisión hasta nuevas reuniones, por lo que no es tomado en cuenta por el mercado, por esperado y por poco contundente.
Horas después, comienza el QE2…

11/11/2010

LA GUERRA DE LAS DIVISAS. EPISODIO V


Continuamos con la serie de la guerra de las divisas presentando el Episodio V: El imperio contraataca.
Muy pronto, el desenlace ¿final?


CURRENCY WARS 

EPISODIO V

EL IMPERIO CONTRAATACA

La Fed, en un polémico intento de animar la economía de EEUU, decide poner en marcha un nuevo plan de estímulo, conocido como QE2. El QE2 consiste en una compra de activos valorada en 600 mm de US$, repartida en unos seis meses.
Desde el gobierno, EEUU defiende la decisión afirmando que una recuperación que cree consumo es la mayor contribución que puede hacer su país a la recuperación global.
Desde la UE y los países emergentes, se han alzado voces críticas, advirtiendo de los riesgos, asegurando que en el caso de que el nuevo dinero inyectado no ayude a la reactivación de la economía, encontrará su camino hacia los mercados emergentes ejerciendo presión al alza sobre sus monedas.
En el caso de que se produjera este resultado, estos países podrían tener que enfrentarse al llamado “triángulo de la imposibilidad” que sugiere la imposibilidad de conseguir al mismo tiempo un tipo de cambio fijo, libre movimiento de capitales y una política monetaria autónoma...

11/10/2010

LA GUERRA DE LAS DIVISAS. EPISODIO IV


Bueno, esto es de lejos lo más tonto que he hecho desde que escribo este blog, pero no os podéis imaginar lo mucho que me apetecía.
De hecho me ha sorprendido muchísimo no encontrarlo antes por ahí (seguramente lo haya, no es tan original...)


CURRENCY WARS
EPISODIO IV
UNA VIEJA ESPERANZA
Es un momento complicado en la economía mundial. Los países llamados emergentes crecen con fuerza, mientras las economías desarrolladas se encuentran con el difícil problema de estimular el crecimiento en un entorno de desempleo y bajo consumo interno. Los países han puesto sus ojos en las exportaciones y la divisa se ha convertido en un arma para tratar de mejorarlas: ningún país desea una moneda fuerte puesto que perdería competitividad respecto a otras economías exportadoras.
Así, mientras China mantiene devaluado el yuan y las dudas sobre la recuperación estadounidense se reflejan en el US$, Brasil y Japón se han visto obligados a intervenir sus monedas, sabiendo que a largo plazo estas medidas no suelen tener éxito.
La UE y EEUU tratan de presionar a China, con la esperanza de que aprecie su moneda. El tipo de cambio fijo la mantiene artificialmente baja…

Pronto, los episodios V y VI

11/05/2010

El circo de la bolsa



He escuchado cosas mucho peores, pero el otro día se colmó mi vaso. El otro día escuché en la radio a un analista que comentaba que era un momento perfecto para deshacerse de las acciones que tengamos. Que lo lógico era vender. De hecho llevo escuchando ese mismo discurso en el mismo analista varios años.

La explicación que soportaba tal visión del mercado era que la renta variable española estaba en tendencia bajista ¡desde el año 2007!

Sabéis que no suelo entrar a valorar inversiones, que prefiero separar el blog de mi trabajo: aquí me relajo y en el trabajo analizo, pero como vamos a hablar del pasado y durante solo un par de frases, pues no creo que pase nada.

La cosa es que o yo me he equivocado toda la vida y no he entendido nada de teoría de Dow o la tendencia de largo plazo no cambió hasta principios del año 2008… Es más, si esperamos a que confirmara el tercer máximo o mínimo decreciente, tenemos que ir ya a mediados de 2008. 

Y sí, puede que ahora estemos en tendencia de largo plazo bajista, pero ¿qué usuario de análisis técnico opera en la tendencia de largo plazo? Normalmente los que siguen el análisis técnico suelen operar en la tendencia de corto plazo. Como mucho en la de medio. Y desde que empezó la tendencia bajista en 2008 hasta hoy, anda que no ha habido figuras alcistas, bajistas, y tendencias de medio y de corto tanto al alza como a la baja. El que estuviera bajista desde entonces ha perdido cientos de puntos y cientos de oportunidades, al alza y a la baja.

No, no se debería hacer ni caso a alguien que cuando habla en los medios de comunicación sale del apuro diciendo: la tendencia de largo es bajista, así que a vender. Porque el dinero en la especulación se hace normalmente contra esa tendencia (que no contra la tendencia...). Sobre todo cuando luego un importante gestor dice algo parecido pero más justificado y todo internet le salta al cuello (véase el caso de Mobius o el más reciente de Buffet).

En fin. Qué os voy a contar que no sepáis. No es un problema de análisis. Es un problema de show. De charlatanes, como comentó una vez un colega en una conferencia en la Bolsa de Madrid.

Puedo llegar a entender e incluso a aprobar cierto show en el análisis de bolsa. En Estados Unidos se hace y es hasta divertido. Engancha al “profano”. Pero cuando análisis y show se entremezclan, hay una línea muy fina que separa lo profesional del puro espectáculo. Es evidente que bastantes “analistas” han borrado esa línea. El problema es que en España no se disfrazan de toro o de oso, así que es más complicado pillarlos. Aunque como he dicho en otras ocasiones, al que nunca ha operado (para sí mismo o para clientes) se le caza al vuelo. Basta unos años de experiencia.

Y venden. Venden muchísimo. Si uno pasea por una feria de bolsa lo verá. En una conferencia con el responsable de mercados de capitales de un gran broker internacional encontrará la sala vacía. Qué sabrá ese tío, ¿no? Y en otra conferencia, con una persona que no se sabe de dónde ha salido, pero que nos va a hacer reir, va a alimentar teorías conspiratorias justificando por qué en el mercado no ganamos pasta (porque nos la roba la mano fuerte, claro) y va a gritar y a gesticular… la sala se llenará con toda seguridad. No cabrá la gente.Y es que, como se dijo en Wall Street 2, el caos vende.

Al final lo que consiguen es perpetuar aquello que tanto critican: que el particular siga desinformado y en posición asimétrica frente al institucional. Consiguen que no aprenda. Consiguen que eche la culpa a otro de sus pérdidas. Que no se autovalore.

La especulación puede ser un show, está claro, pero lo cierto es que cada mañana, los traders que se sientan en mesas profesionales y/o se lo toman como profesionales , barren con tranquilidad a todos los participantes del show. Y luego que si manipulación, que si hay que prohibirlas, que hace falta más control… desde luego que hace falta. Pero en los dos sentidos. La culpa es compartida. Uno por hacerlo, otro por dejarse hacer. Más culpa del que lo hace, está claro. Pero basta ya de tratar de quitarse de encima errores que nos corresponden.

Que no se me entienda mal, no critico que estos charlatanes consigan fama. Ni que se forren a base de mantener teorías que hace tiempo que murieron. Ni que se les de importancia en los medios. Critico que luego se diga que la bolsa es un circo, un espectáculo. Porque los profesionales que no vivimos del show no merecemos eso.

Critico que se hagan llamar analistas o expertos, cuando en realidad son showmans. Que tampoco es tan malo…

Tampoco digo que la bolsa sea alcista y haya que comprar (ni lo contrario). Sencillamente que detrás de una opinión en ese sentido debería haber algo más que “la tendencia a largo es bajista”. Luego uno acertará o se equivocará. Pero se lo habrá currado.

10/22/2010

La crisis de crédito visualizada



Os dejo un estupendo vídeo que he descubierto gracias al blog "the lost economist", que explica de forma sencilla e intuitiva cosas tan complejas como los CDOS o las subprime.

Está en Inglés, pero en el blog thelosteconomistblog lo encontraréis traducido al español.

10/15/2010

Wall Street 2

Este miércoles aprovechando el día del espectador fui por fin a ver Wall Street 2. Por supuesto, como soy un friki, hice sesión doble y antes vi en mi casa la primera.
Como ya comenté en otro post, no soy crítico de cine, aunque me encanta, ni pretendo serlo. Tampoco me gusta ser el típico que destripa películas, así que si aún no la has visto, deja este post para después, porque pretendo contar algunos detalles que si bien pueden no ser importantes yo los considero esenciales.






En sí misma la película no debe ser muy buena porque mi novia (mi mujer, en realidad, pero llevando tan poco casados me cuesta todavía llamarla así) se quedó dormida a mitad. Y la verdad es que es una película un poco lenta y el guión no es demasiado bueno. Sobretodo en comparación con la primera, a la que no llega ni a la suela de los zapatos. Aún así, a mi me encantó. ¿Por qué? Pues por varias razones.

En primer lugar me parece que está perfectamente logradas las escenas de pánico con las primeras caídas. Cuando comenzaron los primeros avisos del marrón que se nos venía encima yo estaba trabajando como operador de mercado, y algunas de esas escenas del cine yo las viví en primera persona: clientes como locos que no saben qué hacer, miedo, gallinero en la sala, tres llamadas en espera en cada línea, órdenes de venta que no da tiempo a meter porque el valor se ha ido un euro por debajo mientras te la dan... Verlo en el cine es una sensación rara. Algo así como ponerle la película a tus nietos y decirles, yo estaba ahí.
En segundo lugar, las reuniones de los banqueros con los políticos, son exactamente como yo me las imaginaba. ¿Te imaginas a Paulson gritando " lo que me pedís es socialismo, es nacionalización" mientras los banqueros le dicen "si no actúas hoy, el lunes habrán quedado tres entidades, el viernes no quedará ninguna"? Qué momentos.
En tercer lugar, la fiesta en Wall Street, que me recordó a las antiguas fiestas de la bolsa de Madrid, pero con más glamour, claro, y sin jamón serrano. El genial comentario de Gekko: "si pusieran una bomba aquí a ver quién iba a gobernar el mundo". Sin embargo el encuentro sorpresa con Bud Fox (y aquí al que no haya visto la película le acabo de destrozar uno de los mejores momentos, que conste que lo advertí) no me gustó nada de nada. Ni el fondo, que dice que las personas no cambian, algo con lo que no podría estar más en desacuerdo, ni la forma, que es irreal. No me pareció bien, sencillamente, porque Bud Fox es un personaje con el que me identificaba y se lo han cargado en cinco minutos. Para eso, mejor que se hubiera quedado haciendo "jingles" en dos hombres y medio.
En cuarto lugar, y por último, me encanta el final. Sé que no es real, sé que no es Gekko, que se carga al personaje, que es otra cosa, pero me encanta. Por lo mismo que no me gustó el encuentro con Fox. Porque las personas cambian así, con pequeños gestos. Cambian sin cambiar, pero cambian.
En fin, que he leído otros comentarios de la película y no estoy de acuerdo con ellos. Refleja bastante bien el mundo en el que nos movemos, destacando el poder de los grandes inversores sin escrúpulos, subrayando el ambiente de competición continua. Y refleja muy bien el miedo. Sobretodo el que se vivió en esos momentos. Miedo del que siempre hay alguien que se aprovecha. Explica bastante bien las causas de la crisis y el ejemplo de la madre que se dedicaba a la venta de casas y su caída es muy real.
Y para terminar, algo que me encantó de la película, porque es verdad y porque es algo que llevo repitiendo de forma insistente en este blog, la conversación de Jake Moore con su mentor: siempre hay alguien en algún medio que vende miedo. Y se compra porque el caos gusta. Real como la vida misma y como estos años se ha demostrado claramente. ¿Viene el fin del mundo? ¿Se ha pasado ya? Gusta mucho más decir que no vamos a salir de ésta, que el mundo como lo conocemos se desmorona. Mucho más que decir que salimos de otras como ésta y saldremos. Antes o después.

10/08/2010

Vuelta de Egipto


Estoy recién llegado a Madrid después de pasar dos semanas de vacaciones por Egipto.
Con este post no pretendo que se me interprete mal, no podría haberlo pasado mejor, ha sido una experiencia que deseaba desde niño y ha sido inolvidable. Una especie de mezcla entre aventura de Indiana Jones, viaje de Herodoto y relax en el Caribe. No obstante algunas partes de mi experiencia necesitaba compartirlas, puesto que por el lado económico me he llevado una desagradable sorpresa. Tampoco pretendo recomendar que no visitéis el país. Todo lo contrario, Egipto es un must de cualquier viajero.

Yo no me considero una persona que haya visto mucho mundo (siempre queda tanto por ver), pero he visitado algunos países. Muchos de ellos dan la sensación, supuestamente, de pobreza. Una sensación que luego no es real cuando estás en el lugar.
Por poner un ejemplo, hace unos meses tuve la oportunidad de conocer Tailandia, en plena revolución social. Mi estancia allí coincidió, por desgracia, con uno de los episodios más sangrientos de la última protesta. Sin embargo, tras ver en vivo el deseo de la gente de prosperar, las ganas y la ilusión con la que afrontan cada día, hubiera recomendado sin duda algún fondo de inversión que invirtiera en la zona. Al final PIB, PNB, renta per cápita, tasa de paro, etc, no son más que cifras más o menos representativas de lo que está ocurriendo, no de lo que va a pasar. Algo parecido ocurrió en Croacia tras la guerra: las ganas de trabajar y de salir adelante de la gente es lo que hizo que el país avanzara cien años en menos de una década. Y aún sigue.
Egipto, no obstante, me ha sorprendido muy negativamente en este sentido. Desde fuera, parece un país que está a la cabeza de África, más “occidentalizado” y moderno. En el que quizá haya pobreza, pero no cómo la imaginamos en otros lugares. Sin embargo esto no es así y Egipto es el lugar donde por primera vez en mi vida he visto más que pobreza: he visto miseria.
Evidentemente no solo no es posible exigir “occidentalismo”, si se me permite la expresión, en este país ni en ninguno cuya cultura no sea occidental sino que además seria de necios hacerlo. Cada lugar debe evolucionar según su cultura puesto que olvidar el pasado es negar la esencia del pueblo, que es quien termina marcando finalmente el camino al futuro. Y no solo lo occidental es bueno, es sencillamente lo que conocemos.
La economía egipcia, pese a disponer de importantes yacimientos de petróleo y de gas natural, se mueve principalmente por el turismo. Pero un turismo de usar y tirar (lo que se conoce como compradores “buy and fly”). No hay más que dar un paseo por el destartalado museo egipcio, o visitar uno de los templos mejores conservados, el de Habu, invadido por las palomas, que lo están destrozando sin que nadie ponga solución. Sobre todo es patente en el comercio, basta dar una vuelta por el zoco de Edfu, o por el famoso Khan al khalili. En cada puesto tratan de venderte productos de una calidad lamentable, a precio europeo, tratando de que compres y te largues. Y si no vuelves, da igual, ya vendrá otro turista. Los hoteles, de cinco estrellas “lujo”, no llegan al nivel de un hostal de carretera de dos estrellas en España, ni en higiene ni en servicio. La franja del mar rojo con mayor riqueza en corales, que es la zona de Hurghada, es un horrible macrocomplejo de 20 km de costa ocupada por resorts y playas privadas, donde flota aceitoso el combustible de los barcos sobre uno de los mares con los colores más bonitos del mundo. La antigua Tebas (ahora Luxor) está muy lejos de su famoso esplendor. El lugar de la tierra con mayor cantidad de maravillas por metro cuadrado (templo de karnak, luxor, avenida de esfinges, templo de habu, rameseum, valle de los reyes, reinas y nobles, colosos de Nemmón, templo de hatsheput, templo de seti…) es una ciudad horrible, prácticamente en ruinas como si hubiera recién salido de una guerra. El maltrato al Nilo es habitual: El río del que dependen desde hace siglos es un enorme basurero líquido. Sé que tampoco España es un ejemplo de todo esto (cuidado de monumentos, percepción de la contaminación o de la riqueza de nuestras playas).
Los continuos “cambios de humor” de los gobernantes han llevado al país a pasar del comunismo al capitalismo como el que cambia de pantalones durante los últimos 50 años, por lo que la dirección de la política económica es nula. Y si existe, no tiene ninguna seguridad de que mañana siga igual. La democracia es solo de boca: todo el mundo puede decir lo que quiera, pero las cosas no cambian, al puro estilo de una “dictablanda”. El estado de excepción se mantiene desde que el último presidente llego al poder en los 80. El fundamentalismo religioso crece y empieza a cobrar una importancia significativa (ocupan más o menos la quinta parte de asientos en el congreso).
Uno de los estupendos guías que nos ayudaron en el viaje nos comentaba, al preguntarle si se notaban los efectos de la crisis en el turismo, que “aquí llevamos toda la vida en crisis”.
La tasa de analfabetismo entre las mujeres es superior al 50% y a pesar de que el trato a los mismas no lo podemos considerar fundamentalista, puesto que optan tanto a los estudios como al trabajo en condiciones semejantes a los hombres (por lo menos legalmente) las reglas sociales respecto a las mismas les impiden en muchos casos formar parte de la masa laboral. Por ejemplo, una mujer egipcia debe volver a la casa de su familia a dormir por las noches, lo que les impide en muchos casos trabajar en hoteles o en zonas como Hurghada, lejos de las grandes ciudades.
Las diferencias sociales son enormes, la clase media es inexistente. En cualquier caso, el enorme paro es quizá el mayor problema de Egipto, no solo porque es complicado conseguir trabajo, sino porque por el sueldo que se paga a veces no compensa trabajar. Si en España hablamos de una generación perdida, los egipcios ya están perdiendo la segunda. Los jóvenes piden un cambio. Les da igual cómo sea, solo piden un cambio porque piensan que las cosas difícilmente podrían ir a peor. Y ese cambio está cerca, puesto que la edad y salud del actual presidente lo hacen presentir.
Y es en ese cambio donde está la esperanza. En ese cambio y en la gente. Dejando a un lado la pequeña minoría de pesados que te persiguen por los bazares y quitando los extremistas que siguen siendo pocos, el pueblo egipcio es maravilloso. Educados, sencillos, amables, simpáticos, te ofrecen sin pestañear lo poco que tienen. Si dejas a un lado la apariencia que pueden dar de caóticos o gritones, la gente está deseando acogerte y ayudarte. Siempre dispuestos a invitarte a un té o a enseñarte algo que se te ha pasado, a comentarte su cultura, sus costumbres, su idioma. Es un pueblo apaleado, pero orgulloso. Pasear por el Cairo, por cualquier zona, es más seguro que Madrid. En todo momento te sientes protegido y sabes que puedes contar con cualquiera sin ningún miedo para que te guíe si te has perdido.
Al final, es la intrahistoria la que mueve el destino de los pueblos y en ese sentido Egipto es un gigante haciendo reposo de una enfermedad. Cuando la rehabilitación acabe, será un país a tener en cuenta, puesto que ya lo es en descanso.
Y, sin duda, deseo que esto ocurra, puesto que el pueblo, por simpatía y por historia, desde luego se lo merece.

9/15/2010

El insulto metódico.


Si hay algo que realmente me sorprende es la facilidad que existe para la crítica en aquellos que no tienen ni idea. El tema de este artículo tiene que ver con las palabras de ayer de Warren Buffet y en general con cualquier comentario contra el “consenso” general.
Y es que de repente aparecen expertos en cualquier tema. El otro día leyendo los comentarios a un post de Marc Gené sobre el circuito de Singapur no podía salir de mi asombro. Muchos le criticaban su análisis acerca del circuito. Decían ¡qué no tenía ni idea! De repente en este país en cuatro años la gente ha hecho un máster en fórmula 1. Ahora todos saben de estrategias de equipo, del kers, de motores, de aerodinámica...

Las reacciones al comentario de Buffet de ayer eran parecidas. Uno de los comentarios que leí a la noticia fue “¿qué han fumado esos?”. Bien, yo no quiero decir que esté de acuerdo con el escenario que él plantea, ni siquiera me planteo la ética (o falta de ella) del por qué lo dice (aunque criticar de falta de ética a un multimillonario que no solo va a donar la mitad de su fortuna sino que ha convencido a otros para que lo hagan es de locos). Lo que desde luego sí que me planteo es que a lo mejor Buffet sabe un poquito de lo que habla. Solo un poquito.

Buffet no se hizo rico en la vendimia, ni vendiendo sartenes, ni montó un negocio de secadoras, Buffet se ha forrado en los mercados financieros (no menosprecio los negocios anteriores, por supuesto, me refiero a que si se hubiera hecho rico vendiendo sartenes, sabría de sartenes, digo yo). Y a mi no me importan las opiniones, los “ha tenido suerte”, ni los “si yo hubiera”. Me interesan los números. Y los de este señor en cuestión son sencillamente irrebatibles.

Por eso yo podré estar o no de acuerdo con su visión de la economía, pero desde luego no pienso ni plantearme si está loco. Creo que su opinión es mucho más respetable que la de cualquier otro, porque el pasado le avala. Ocurre lo mismo, pero al contrario, con Santiago Niño Becerra. Aunque el escenario que plantea para España es prácticamente de revolución social (una caída del PIB del 9,0% y un 30% de paro no pueden ir separados de consecuencias sociales) no tengo absolutamente nada que decir. Porque este señor no es alguien que salió de la nada para hacer un comentario. Su pasado también le avala. Estaré o no de acuerdo con él, pero no voy a ir por la vida diciendo que qué se ha metido. Más que nada porque sé que es: se ha metido muchas horas de análisis económico. Y esa droga, a mi también me gusta.

Hace un tiempo, cuando Krugman estuvo en la facultad de Sevilla se repitió la situación. Unos tipos, en un programa de debate de una televisión criticaron rayando el insulto (insulto doble: a Krugman y la inteligencia del espectador) la visión de Krugman sobre España. Unos tipos que 10 minutos antes habían estado discutiendo de educación y media hora después discutían de ciencia. Gente que, por supuesto, ni eran pedagogos, ni eran economistas, ni eran científicos. Pero aún así no les importaba en absoluto criticar el escenario macroeconómico de un premio nobel. De vergüenza.

Insultar o criticar es sencillo, gratis y ahora gracias a internet, también anónimo. Pero qué podemos esperar de una sociedad que critica a sus maestros sin ninguna vergüenza y sin tener ni la menor idea de lo que habla. Si nos ponemos a buscar otros ejemplos da hasta miedo (lo del primo de Rajoy, los entrenadores deportivos, etc).
En fin, está claro que siempre hay alguien que sabe menos que nosotros, pero desde luego, siempre hay alguien que sabe mucho más. Por eso a veces es mejor aplicarse el cuento ese de que más vale estar callado y parecer idiota que abrir la boca y demostrarlo.

9/10/2010

El trabajo de un analista


Esta semana, echándole un vistazo a uno de esos “encuentros digitales” con un analista, encontré una respuesta sin desperdicio: Uno de los lectores preguntaba, literalmente, “¿futuro de Gamesa a corto, medio y largo plazo? Gracias”, a lo que el analista contesta: “El futuro sólo lo conoce Dios... Siento no poder responder. Gracias a ti”.

No voy a añadir mucho hoy a lo que ya comenté en el post sobre lo que son los analistas, pero desde luego quiero subrayar algo que no son: adivinos (aunque muchos lo pretendan). Parece complicado de entender, pero es muy sencillo si conocemos qué trabajo hace un experto en un medio de comunicación. Para ponernos en escena, los medios de comunicación no pagan a los analistas que van a sus programas (excepto casos en los que se trate del “experto de casa”, como en algunos periódicos y revistas que tienen analistas propios). Una vez sabiendo esto, que el analista no cobra, es fácil entender algo que ya he comentado en otros post y que no paraba de repetir mi abuelo: “los consejos siempre valen dinero”. Una cosa es que nos digan una opinión y otra un consejo. Partiendo de esta base, debemos entender que al analista hará lo que pueda por ayudar, porque le conviene para su “imagen de marca”, pero no será igual que cuando trabaja para un cliente. De ningún modo.

Por otro lado no está de más conocer cuál es el trabajo de un analista: consiste en medir cuál será el escenario más probable en el futuro. Pero no el que ocurrirá, esto es imposible de averiguar. Todo aquel “experto” que trabaje de otro modo realiza análisis sin valor, puesto que por muy alta que sea la probabilidad de su escenario, es imposible que nunca sea la que después ocurrirá exactamente.

Un analista, cuando participa en un consultorio en el que le bombardean a preguntas sobre todos los activos, valores y sectores que existen en el mundo, solo puede responder de dos formas: o por lo que ha leído en informes, si tiene una gran memoria, o haciendo técnico rápido y normalmente no muy bien. No existe un solo analista en el mundo profesional que abarque todo, por lo que es imposible que nos responda a todo y bien. Es más, cuando uno responde a un espectador o a un oyente no sabe dos cosas fundamentales: ¿cuál es el perfil del inversor? ¿cuál es el tamaño de su capital? Sin poder responder a estas dos preguntas todo análisis pierde su sentido.

Lo que ocurre es que el trabajo del analista es plantear la probabilidad de todos los escenarios, no adivinar cuál se producirá en el mundo real. Una vez planteado el escenario, el inversor o especulador debe decidir algo que será fundamental en el desarrollo de su vida en bolsa: cuánto dinero del total de su capital va a arriesgar en esa inversión. Money Management, segundo pilar de las inversiones, tan fundamental (o más) que el análisis del valor, sobre todo para aquellos que hacen intradía o swing. O dicho de otra manera: protección del capital.

Porque el dinero es nuestra herramienta de trabajo. ¿Os imagináis un pescador que no cuida su barco? ¿un carnicero que no afila los cuchillos? Pues eso mismo es un trader que no cuida su dinero.

9/03/2010

Nueva revista de mercados

Desde que en el año 2009 se dejara de publicar la revista "gestión alternativa" no ha existido en español ninguna publicación (salvo, por supuesto, los blogs) especializada en Trading. Quitando las revistas que tenemos actualmente, que están más enfocadas a inversores no demasiado activos y los artículos que publican sobre trading son para los muy novatos, ahora mismo para los traders españoles no hay nada y están obligados a acudir al idioma del señor William.
¿Nada? Error. Alguien muy conocido en esta comunidad (jerome gekko, sin ir más lejos) ha desarrollado una de las mejores ideas que le han pasado al trading en lengua española en este año. Con un grupo de colaboradores realmente solvente y con experiencia de sobra (quitándome a mi, que la verdad me siento como el alcalde de hobbiton en una reunión del G7) ha elaborado un producto de primera categoría, más que interesante y que cubre un hueco que estaba muy vacío y pidiendo a gritos que alguien lo rellenase.
El primer número es un festival de artículos de división de honor, lectura obligada para aquellos que estamos interesados por este mundo de la bolsa (para algunos un espectáculo, para otros un modo de vida y para los demás una habitación oscura llena de silencio). Muchas de las personas a las que admiro, de las que hablo y "linko" en este blog son colaboradores en la revista.
En fin, que no quiero que parezca peloteo, pero ya te lo dije en persona, también por email y ahora aprovecho el blog para agradecerte tu empeño (horas de trabajo y me imagino que de salud) en sacar adelante un proyecto de esta categoría.
Te deseo mucho éxito y sigo "flipando" de que hayas contado conmigo para este viaje.

La revista la podemos encontrar en http:www.hispatrading.com

Ahora bien, se echa de menos una sección de cotilleos del mundillo. Se puede conseguir, y si no no hay más que ver Funds People, extraordinaria revista de fondos de inversión, con artículos técnicos, colaboradores de primera y en la que además uno se entera de lo que va pasando en el sector en España.

8/17/2010

Hit and Run Trading

Aquí estoy de nuevo, después de una semana en Galicia que se ha hecho corta corta... (para los que duden de la relatividad del tiempo que comparen la duración de un día en una conferencia sobre las desventajas y desventajas del fondo de comercio con un día en la playa).

Como ya comenté en el post anterior, entre otras muchas cosas (que son otra historia y serán contadas en otra ocasión) he aprovechado la semana para leer "Hit and run trading", de Jeff Cooper, así que utilizaré este nuevo post para comentar brevemente este gran libro.

Hit and run trading viene presentado como "la Biblia de los Traders a corto plazo". Evidentemente, con esto ocurre como con los titulares de la prensa: como estrategia de marketing es correcta, pero no es verdad. Recuerdo hace un tiempo que como presentación a una entrevista que me hicieron en un medio de comunicación, el titular era algo así como "es bueno y refrescante que la bolsa corrija". Evidentemente entre los comentarios al titular se podían leer cosas como "estoy harto de analistas cursis" o "vete a tu salón a tomarte una coca-cola, que eso sí es bueno y refrescante". Evidentemente si alguien se hubiera molestado en ver la entrevista se daría cuenta de que en ningún momento digo tal cosa, pero como manda su trabajo los periodistas deben poner titulares que llamen la atención, aunque para ello deban "reinterpretar" la realidad. Debemos asumirlo como lo que es, un envoltorio (de colores, como los chupa-chups) y así no nos molestará. A mi personalmente no me molestó en absoluto aquel titular (mucho menos conociendo a la maravillosa persona que lo redactó, que es incapaz de hacer algo a malas). En fin, que no me quiero desviar mucho del tema. Además de que creo que biblia solo hay una, si hubiera que poner ese calificativo a un libro para traders de corto plazo se lo pondría a intermarkets technical analysis de Murphy.



Este libro es otra cosa. En los dos primeros capítulos, cortos y sencillos de leer, el autor nos explica alguna anécdota de su vida y las cosas de las que no va a hablar. Aunque el libro esté estructurado en el estilo de "cómo ganar un millón de euros en bolsa" Cooper nos indica los riesgos,los errores y las limitaciones de sus estrategias.

Justo después de estos dos capítulos, sin más, se lanza a explicarnos sus estrategias operativas favoritas. Evidentemente se guardará las mejores, pero desde luego las que expone son sencillamente geniales. Quizá el mercado después nos castigue, pero lo que está claro es que a ninguna de ellas le falta las dos características que son absolutamente necesarias para ganar dinero en los mercados (sea a corto o a largo plazo): sencillez y sentido común.

Esa sería mi respuesta a las 3 famosas "emes" de Elder (money, market, method), la regla de las dos s y una e (sé que el nombre es menos comercial, pero es lo que hay): Simplicidad, Sentido común y experiencia. Garantía de éxito en el mercado.

Las estrategias de Cooper cumplen con estos requisitos y seguramente tras un estudio detallado de las mismas y con nuestro propio criterio para mejorarlas, podamos llegar a elaborar un plan correcto contra el mercado de corto plazo.

Personalmente admiro el desprecio de Cooper por los indicadores y osciladores. Cuando comenzamos a estudiar el análisis técnico los estudiamos con admiración hasta el punto de llegar a conocer cientos de ellos. Después de unos años trabajando se van reduciendo hasta que al final empieza a ser raro el trader que trabaja con más de dos o tres. A mi personalmente salvo los de la opinión contraria, las medias móviles y a veces (pero no muchas veces) el RSI, el resto me sobran. Para lo demás: precio y volumen es suficiente.

Como en todo hay para todos los gustos, pero con Cooper me ha ocurrido lo mismo que cuando leí por primera vez a Wilder, me he sentido gratamente sorprendido por lo inteligente (y lo simple) de sus razonamientos. Desde luego, con los peros que ya he comentado (no es una biblia, a veces parece un libro de los de hacerse rico en dos días, el prólogo es lamentable -esto no lo había dicho, pero lo comento ahora) el libro gana para mi la etiqueta de "imprescindible". Un éxito haberlo editado en español.

P.D. De acuerdo a lo previsto, el libro llegó a Madrid lleno de arena.

8/06/2010

Aplicaciones bolsa para IPHONE

Bueno, hoy estoy bastante contento porque esta misma tarde me voy una semana de vacaciones a “miña terra” y llamémosle necesidad de descanso después de unos meses complicados debido al tema de salud o llamémosle ganas de encontrarme con viejos amigos y familia o llamémosle antojo de un buen pulpo acompañado de unas tacitas de ribeiro o llamémosle desexo de disfrutar una “festa-jolgorrio” con una 1906 en la mano o seamos precisos y llamémosle morriña, la verdad es que me vienen muy bien unos días lejos del mundanal ruido.



Os diría que pienso desentenderme completamente de la bolsa y de los mercados financieros de ningún tipo, pero eso sería engañaros y engañarme a mi mismo porque llevo de deberes un libro que acaba de caer en mis manos que tiene una pinta excelente (hit and run trading, de Jeff Cooper, ya lo comentaré) que pretendo traer lleno de arena. Lo que sí espero es olvidar mis riñones durante un tiempo porque de una simple anécdota han pasado a ser casi el motor de mi estado de ánimo estos dos últimos meses.

Para dejar algo en el blog durante estos días, voy a añadirme a la moda de otros blogs (entre otros muchos x-trader.net o lacofa.es) y comentaré mi top 10 de aplicaciones de mercados financieros para el Iphone, ese cacharro espectacular de Apple que además de todo, es un teléfono:

1. Bloomberg. Una de las mejores aplicaciones para el Iphone, como no se podía esperar menos de este servicio de noticias. Cotizaciones de índices, bonos, materias primas, futuros, noticias, videos y muchísimas otras utilidades.

2. Thomson Reuters. La competencia es la competencia y aunque desde mi punto de vista no llega al nivel de la anterior, es una gran aplicación. Especialmente las noticias en vídeo. Es además más “user friendly”.

3. CNBC RT. Una pasada. La conocí hace unas semanas y desde entonces es compañera inseparable de mi Iphone. No entiendo cómo podía trabajar sin ella antes.

4. Finance calc. Una aplicación que simula la calculadora BAII Plus Professional de Texas Instruments. Para mi, desde primero de carrera, una herramienta fundamental (la compré por obligación para matemáticas financieras y nunca pensé que le iba a dar el uso que le estoy dando).

5. Stock Charts. Una aplicación muy correcta para gráficos. Utiliza la base de datos de Yahoo Finance y además de ser muy configurable tiene diferentes tipos de gráfico: de líneas o velas, logarítmico o linear, y bastantes indicadores (MACD, RSI, Medias móviles, etc).

6. Swiss Forex. Muy útil para divisas y datos macro, pero tiene además muchísimas otras aplicaciones. El que opera en Forex la va a encontrar más que útil.

7. RTVE Noticias. Aunque no sea estrictamente de mercados a mi es una aplicación que me encanta. La posibilidad de ver los titulares del telediario en tres minutos siempre me ha parecido imprescindible.

8. Yahoo! Finance. Para todos aquellos que nos sentimos más que sorprendidos por la calidad de la web de yahoo! Finance no creo que se sientan defraudados con esta aplicación para Iphone.

9. Trade-Ideas. Esta aplicación es un filtro de acciones según cumplan determinados criterios, que podemos predefinir nosotros mismos. Por ejemplo, podemos pedirle que nos filtre las acciones que hayan hecho un movimiento al alza inusualmente fuerte, etc. Solo funciona para acciones que cotizan en EEUU.

10. HowTo Tie. Evidentemente si pretendemos ser traders tendremos que aprender a hacer el nudo de la corbata… ¡qué sería de Gordon Gekko en camiseta y vaqueros! Seamos serios, como diría Barney Stinson: “suit up!”

Por último, no sería justo pasar por alto que la página web de Cortal Consors es perfectamente compatible con el Iphone (y en general con casi cualquier smartphone) a través de www.cortalconsors.es/mobile.

Un saludo y nos vemos a la vuelta (del gráfico)!

P.D. Evidentemente, será bajo vuestra cuenta y riesgo el seguir cualquier consejo de inversión que estas aplicaciones os ofrezcan y para nada me responsabilizo de que funcionen o no en cualquier sentido ni es una oferta o una invitación a que las compréis. Yo las he utilizado y me gustan, pero eso no significa que sean ni las mejores ni las más fiables. De todas maneras, para cualquier duda podéis echar un vistazo al aviso legal del blog.

7/23/2010

Infraestructura para traders

Cuando abordamos el tema de cómo montar la infraestructura adecuada si hemos decidido dar el paso para dedicarnos al trading, podremos encontrar ideas acerca del número de pantallas, del ADSL, elección de broker, etc. Un buen ejemplo lo podemos ver en este artículo de X-Trader.

Sin embargo, no debemos descuidar un aspecto esencial de la preparación de lo que va a ser nuestro centro de trabajo: el emocional.

El Trading es una actividad que puede llegar a ser realmente frustrante y ésto puede influir sobre nuestro humor y nuestro estado de ánimo en general. Todo lo que voy a comentar hoy, nos ayudará a mantener la cabeza fría y alerta, echar a un lado la ansiedad y separar la vida personal de la profesional, algo muy complicado para un autónomo (y eso es lo que son los traders, al fin y al cabo). Evidentemente cada persona es un mundo y algunos encontraréis útiles estos consejos y otros no.



Empecemos por el principio, es importante escoger cuál será la situación de nuestro futuro centro de operaciones (nunca mejor dicho). Como todo en esta vida, dependerá de cada persona, pero lo ideal es que no escojamos que este lugar sea nuestra propia casa, sino un despacho o una pequeña oficina. Esto nos obligará a salir cada día y así, por un lado, no caeremos en el error más común de lo que parece de descuidar nuestro aspecto físico (no andar todo el día en chándal y chanclas) y por otro mantendremos una rutina de trabajo. Además, el camino de ida lo podemos aprovechar para concentrarnos o leer algo y a la vuelta podemos hacer examen de conciencia de los errores que hemos cometido durante el día.
El aspecto físico de una persona (arreglarse) influye muchísimo sobre el estado emocional. No es necesario ir de traje. Para algunos arreglarse es ponerse su chaqueta de cuero y sus pantalones rotos y para otros elegir corbata. Por suerte cada persona es diferente.


Si podemos evitar coger el coche para desplazarnos, mejor. Evitaremos la ansiedad del tráfico, porque aunque nos guste conducir un atasco es insoportable. La opción es el transporte público, a ser posible autobús o tranvía, mejor que el metro. Pero si pudiera ser andando, perfecto. Así, aparte, hacemos ejercicio.

La situación de la oficina no debe ser ni en el centro centrísimo de la ciudad ni en las afueras de las afueras. Es importante que cuando salgamos veamos gente, pero también lo es que no nos agobie. Debe haber zonas verdes cercanas y a ser posible que podamos ver agua desde la ventana (una fuente, un río, el mar...).

Podemos compartir la oficina, pero a no ser que sea una trading room, será mejor que nuestro compañero se dedique a otra cosa. De esta manera no nos influirá su forma de ver el mercado, podremos ampliar nuestros temas de conversación y no nos contagiará ni su pánico ni su euforia en ningún momento. Lo que sí, es muy importante, compartamos o no, es que haya un bar o una cafetería de las de toda la vida cerca. Podremos crear allí centro de recreo donde huir del estrés: no hay pena que no se ahogue en una cervecita (si puede ser Estrella de Galicia, mejor que mejor) o una casera, ni tristeza que no se atranque en un buen pinchito de tortilla.
Ni mercado financiero que no se olvide echando un vistazo al marca.

Y hay pocas felicidades tan sencillas como saludar por su nombre al camarero y pedirle lo de todas las mañanas mientras criticamos al ministro con nuestro compañero.

En cuanto al lugar físico, mejor si tiene una forma regular, esto es, de rectángulo o de cuadrado. Si no pudiera ser, podemos elegir muebles a medida que lo hagan más regular. Los muebles, por cierto, deben ser sencillos pero modernos. Si es posible, mejor madera a metal y en colores no demasiado oscuros. Por otro lado, es muy importante el orden para mantener controlada la ansiedad. Por ello no debemos recargarlo todo demasiado con pósters o con fotos, aunque alguno no venga mal para desengrasar. Tampoco es bueno mantener muchos papeles amontonados sobre la mesa. Lo importante es poder saber dónde podemos encontrar todo, porque en un momento de ansiedad debemos acceder con rapidez a cualquier información.

Una vez elegida la situación y la estructura, debemos preocuparnos por satisfacer completamente a nuestros sentidos.


A la vista, con orden como hemos visto antes y eligiendo en general una decoración suave, en colores no agresivos. Uno de los ideales es el verde, pero nuestro centro de trabajo tampoco debe parecer un hospital. Una opción sería el azul, por ejemplo, que también está asociado a la calma. El azul pálido nos hará evocar lugares amplios y abiertos, los azules oscuros representan salud y fuerza. Si tampoco nos convence el azul, baste saber que en general los colores pastel dan sensación de calidez y tranquilidad. No debemos dejar de lado la combinación de colores, como por ejemplo blanco y azul, etc. Evidentemente depende del gusto de cada uno, pero lo que no es muy sano es pintar, por ejemplo, todo de rojo, puesto que es un color que intranquiliza o de naranja butano, que es un color que distrae la atención sobre él (por eso es un buen subrayador).
El oído sí que depende ya de cada uno. Es importante que las ventanas sean dobles, no solo por no helarnos en invierno ni asarnos en verano, sino para que no entre el sonido de la obra desde la calle. Los que vivimos en Madrid sabemos que esto es un gran problema (como diría mi madre, que bonita va a quedar Madrid cuando se acaben las obras...). Las ventanas deben ser además, grandes, o debe haber muchas o una terraza. El trading es una actividad que requiere de mucha resistencia al fracaso y en la que estamos expuestos a un nivel muy grande de frustración. Está demostrado que la luz que recibimos influye sobre nuestro organismo y ayuda a mantener unos niveles de serotonina adecuados.

Una vez esto cumplido, cada persona decidirá mejor cómo va a concentrarse. Hay para todos los gustos. Yo por ejemplo necesito silencio absoluto y para los momentos de máxima concentración uso tapones (y hasta cascos protectores), pero sé que hay gente que prefiere música (un compañero de universidad estudiaba escuchando Judas Priest, como digo, aquí cada cual). En el caso de elegir música, yo recomiendo bandas sonoras de películas. No porque sea mejor sino sencillamente porque no me digáis que no es graciosa la imagen de encender el ordenador mientras suena la canción de por un puñado de dólares o ver la apertura del mercado con la banda sonora de indiana jones de fondo.

El tacto es más complicado de satisfacer, en general dependerá del teclado de nuestro ordenador y del ratón, que deben funcionar perfectamente (sin retardo, el ordenador es otra fuente de ansiedad).

Para tener contento al olfato, es necesario mantener el local con un buen ambientador. Olores relejantes son, por ejemplo, el del geranio o el de la lavanda. El olor del enebro es muy interesante también para aliviar situaciones de cansancio emocional. Olores que debemos evitar son, por ejemplo, el de la canela o el limón, que son estimulantes.

El gusto lo hemos resuelto con el tema del bar de enfrente, pero también podemos tener siempre a mano un poco de chocolate, por ejemplo, que es antidepresivo. O algún zumo o infusión.

Y el sexto sentido, pues debe estar al mercado.

Por último, es esencial, que añadamos algo de vida al estudio. Como recuerda Albert Figueras en un artículo del último número de la revista redes para la ciencia, existen estudios que señalan que ver árboles y plantas influye positivamente sobre el bienestar y la salud.

Y ya para terminar por hoy, no estaría de más tener algún gimnasio cerca. Mens sana in corpore sano, junto a la liberación de endorfinas, nos ayudará a mantener un estado de felicidad en la vida independiente del trabajo. La vida es preciosa y debemos disfrutarla, impidiendo que cualquier frustración secundaria (como un mal día de operativa) la empañe.

Por cierto y siguiendo con el tema de la infraestructura de nuestra sala de trading, para un próximo artículo, ¿qué os parece algo de feng-sui?