La Vuelta al Gráfico está en RANKIA

3/29/2010

¿Funciona el Análisis Técnico? (tercera y última parte)

En estas dos últimas semanas he comentado cuáles son los retos que yo pienso que de verdad tiene el análisis técnico, más allá de lo que todos sabemos de la auto profecía y esas cosas que te venden en cualquier curso.

En primer lugar comentaba que el primer problema está en el analista y no en el análisis. En segundo lugar insistía en la falta de método.

El tercer combate, y probablemente el que a mi más me desagrada, tiene que ver con la manía que tienen los técnicos de rodearse o de acercarse a un aura de misticismo esotérico.


3/26/2010

INDICADORES ECONÓMICOS: EL P.I.B (Lecciones de Economía en Lata)

Desde que empecé el blog, tenía en mente dedicar uno de sus apartados a la formación (que tanto me gusta y tanto llevo en la sangre: soy hijo, nieto y bisnieto de profesores). No sabía muy bien cómo hacerlo, pero querría llegar al mayor número de gente, de una forma que fuera comprensible.

Bueno, pues después de un tiempo planeando estas lecciones de formación por fin me he decidido a empezar.

Demos la bienvenida este fin de semana a las LECCIONES de ECONOMÍA en LATA.



Por ahora, en esta primera fase en formato PDF iré describiendo los diferentes indicadores MACRO (los famosos datos macro que tanta volatilidad causan en el mercado en el momento de su publicación).

Empezaré por el dato de P.I.B., haciendo un poco más de caso al americano por ser el más importante y el que más influencia tiene en los mercados (nos guste o no, así es).

También puedes descargarte el archivo haciendo clic aquí.

No dudéis en comentarme si os gusta, si no os gusta, si os parece muy complicado, muy sencillo... lo que sea. Sólo tengo una idea en la cabeza, y no es sencilla: mejorar, aunque solo sea un poquito, la formación financiera de este país.

La semana que viene, el IPC...

CONTENIDO DE ESTA LATA:


INDICADORES MACRO: EL P.I.B.

1. ¿QUÉ ES EL P.I.B. y QUÉ TRATA DE MEDIR?

O El PIB es un indicador que trata de medir en su valor monetario el total de los bienes y servicios finales que produce un país (o una zona) en un periodo dado (normalmente un trimestre o un año).

O Imaginemos un país que tiene una tienda de piraguas y una oficina con un señor que se ofrece a dar un paseo turístico en piragua por 5 euros (una tienda que vende bienes y una persona que ofrece servicios). Durante un año se venden 8 piraguas en la tienda por 300 euros cada una y el señor da 4 paseos en piragua.
EL PIB de este país será de 8x300 + 4x5 = 2.420 Euros.

O El PIB se utiliza en muchas situaciones, la más importante de ellas es para medir el comportamiento global de una economía. Si aumenta la producción de bienes y servicios finales, entendemos que la economía mejora.

2. ¿QUÉ NO ES EL P.I.B. y QUÉ NO TRATA DE MEDIR?

O EL PIB difiere de otros indicadores, como por ejemplo el Producto Nacional Bruto. El PNB mide en valor monetario todos los bienes y servicios producidos por empresas de un país (por ejemplo, todo lo que han producido las empresas japonesas) sea donde sea que lo hayan hecho, mientras que el PIB mide lo mismo pero de todas las empresas dentro del país, sean de la nacionalidad que sean.


O La muletilla “Bruto” del final es porque el dato no es neto. Esto significa que no se tiene en cuenta las depreciaciones, debido a que es muy complicado medirlas con exactitud.

O Es importante entender que el PIB es solo una unidad de medida económica y como tal debemos entenderla. No nos dice nada de la calidad de vida ni de la felicidad de la gente.

O Además, el PIB no incluye entre otras cosas:

 Las externalidades (por ejemplo, no tiene en cuenta lo que se contamina).
 La autoproducción (por ejemplo, un huertecito que tenemos en nuestra casa).
 Las ventas de segunda mano.
 El voluntariado.

3. ¿DOS CAMINOS QUE TERMINAN EN EL MISMO SITIO (primera parte)

O Existen dos formas diferentes de medir el PIB, pero ambos deben llevarnos a la misma cifra. Es correcto por lo tanto decir que hay dos deficiones del PIB.

O Por un lado el PIB se puede medir como ya sabemos: como flujo de productos. Es decir, como el valor monetario final de todos los bienes y servicios producidos.

O Por otro lado, el PIB se puede medir a partir del enfoque de los ingresos o del coste. Es decir, como el total de los de ingresos de los factores que son los costes de producción de los bienes finales. Para no liarnos, ¿os acordáis del ejemplo de las piraguas?

 Recordemos que se vendían 8 piraguas y el señor daba 4 paseos. El PIB desde el enfoque del flujo de productos es 2.420. Los ingresos (en costes y beneficios) también son exactamente (lógicamente) 2.420 euros. Por lo tanto da igual cómo se mida el PIB, como un flujo de productos (sumando los bienes y servicios finales) o como coste y beneficios.

4. DOS CAMINOS QUE TERMINAN EN EL MISMO SITIO (segunda parte)

O El PIB desde el punto de vista de la producción es la suma de:

 El gasto privado.
 La inversión privada.
 Los gastos y la inversión del Estado.
 Las exportaciones menos las importaciones.

O El PIB desde el punto de vista de los costes es la suma de:

 Los sueldos y los salarios, intereses, alquileres y beneficio.
 Los impuestos indirectos (que aparecen como un gasto en la producción).
 La depreciación.

5. PRECIOS NOMINALES Y PRECIOS REALES

O Una buena duda que nos puede surgir es que el dato de PIB podría subir siempre solo porque como los precios suben, el valor final de toda la producción debe subir también.
Por ello nace el concepto de PIB a precios nominales y PIB a precios reales.

O El PIB a precios nominales (también llamados precios corrientes) incluye la subida de precios en los productos o servicios finales debidos a la inflación. Por ejemplo, si en nuestro caso hipotético de país de piraguas y paseos al año siguiente el precio de la vida se hubiera incrementado un 1% pero la producción y los servicios se hubieran mantenido constantes el PIB hubiera pasado a ser de 2444,20, es decir hubiera mostrado crecimiento cuando en realidad se ha mantenido.

O Esto se soluciona calculando el PIB en precios reales (o corrientes). Estos precios descuentan la inflación. ¿Cómo? Pues gracias al deflactor del PIB.
EL PIB a precios reales será igual al PIB nominal / deflactor PIB.

6. EL DATO (primera parte)

O Pero, ¿cómo se obtiene el dato? La BEA (Bureau of Economic Analysis, www.bea.gov, del Departamento de Comercio) es el organismo encargado de publicarlo en EEUU.

O La misión de la BEA es promover un mejor entendimiento de la economía americana proveyendo los datos económicos de la forma más rápida, relevante y acertada y de una manera objetiva y eficiente.

O Los datos se toman de una gran variedad de fuentes: encuestas, declaraciones de IRPF, otros datos macro... Pero la fuente más importante es la contabilidad de las empresas.

7. EL DATO (segunda parte)

O En el cálculo del dato se debe evitar la doble contabilización. Esta doble contabilización se puede producir en cualquiera de los dos enfoques que se use.
Si se utiliza el enfoque de la producción, debemos contabilizar siempre los bienes finales. Es decir, contabilizamos un reloj, pero no los metales empleados en su fabricación (porque ya están incluidos en el precio). O contabilizamos un bote de Nocilla, pero no la leche (ni el cacao ni las avellanas ni el azúcar) empleados en su fabricación.

O El tema de la doble contabilización es un poco menos intuitivo en el enfoque de los costes, pero vamos a tratar de explicarlo. Cuando utilizamos este enfoque, al medir las cuentas de resultados de las empresas, también incluimos lo que éstas pagan a los vendedores de leche, cacao, avellanas y azúcar. Eso causa por tanto también una doble contabilización (o triple, o cuádruple).

O Esto se soluciona incluyendo en el PIB tan solo el valor añadido de la empresa (que es la diferencia entre sus ventas y sus compras de materiales y servicios a otras).

8. REVISANDO EL DATO

O Debemos estar muy atentos a las revisiones del dato una vez publicado.
O Primero se ofrece un dato provisional, para después realizar dos previsiones hasta el definitivo, según se van recopilando nuevos datos.
O La diferencia entre el dato provisional y las revisiones es muy significativa, por lo que hay que estar atentos: a veces los mercados descuentan el primer dato y se mueven con mucha volatilidad si los nuevos datos son muy diferentes al primero.
O El BEA, con datos entre 1978 y el año 2000 realizaron las siguientes estimaciones:
O Entre el dato provisional y la primera revisión suele haber una diferencia entre -0,5% y +0,7%.
O Entre el dato provisional y la segunda revisión suele haber una diferencia entre -0,6% y +0,9%.
O Entre la primera y la segunda revisión, la diferencia suele ser más pequeña: entre -0,3% y +0,4%.
O Como vemos, una locura, pues entre el dato preliminar y el definitivo ¡podría haber una diferencia de casi un punto!

9. EN RESUMEN

En RESUMEN ¿de QUÉ dato hablamos?
del Producto Interior Bruto de EEUU (GDP)
¿quién lo publica? El Bureau of Economics Analysis
y ¿cómo podría yo encontrarlo? http://www.bea.gov/
¿Cuándo se publica? Mensualmente, antes de la apertura.
¿Se revisa? ¿Es importante la revisión?
Se revisa dos veces y las diferencias suelen ser muy significativas.
¿Es importante para los mercados? Muchísimo.
Solo tengo 5 minutos… ¿qué miro?
Los gastos de los consumidores es la partida más importante (2/3 del GDP americano es consumo).

Tomás querría agradecer muchas cosas a mucha gente, pero ahora mismo quiere agradecer especialmente a Francisco García Pujante (director creativo de la agencia de publicidad KATIUSKA) su ayuda prestada con el diseño del logo de Lecciones enlatadas) y a Gabriela Pino (Marketing Manager de Cortal Consors) por su ayuda con el diseño del pdf.
Para la realización de esta lata me he basado sobretodo en el manual de ECONOMÍA de Samuelson y Nordhaus.

¡Nos vemos en la próxima lata!

3/25/2010

El Orgullo y los Mercados Financieros

Tenía pensado hacer un post sobre el Efecto Disposición, pero ayer me ocurrió algo y vengo dándole vueltas al tema... hasta que me he decidido. Así que voy a posponer para la semana que viene la entrada sobre el efecto disposición.

Os pongo en situación: ayer hablé con un potencial cliente de la empresa en la que trabajo (Cortal Consors) y lo primero que me dijo (antes del hola) fue –cuidado con lo que usted me cuenta, que llevo 40 años en bolsa...- Por un lado me hizo gracia, no sé qué moto pensaba que le quería vender (yo no soy comercial, no vivo de hacer clientes). Por otro lado me recordó algo que le pasó a uno de mis compañeros, operador de contado, que fue a echar una mano al equipo comercial en Borsadiner. En este caso había un señor que estaba mirando nuestro stand y mi compañero se le acercó y le dijo –¿desea algo?- a lo que el potencial cliente le contestó -¿qué edad tienes?- Mi compañero, amablemente, le dijo -27 años- y el señor le respondió –mira, llevo 30 años en bolsa, no hay nada que tú me puedas enseñar-. Y con las mismas, se fue.

Cuando mi compañero me contó esto, bastante triste por cierto, al principio me dio un poco de rabia. Mi amigo a sus 27 años es licenciado en Economía, Máster en Mercados Financieros, CAIA y tiene 5 años de experiencia profesional, 3 de ellos en una importante entidad financiera de Estados Unidos. Estoy seguro de que algo le podría haber enseñado. Pero después de la rabia, me entró algo de pena. Pena por el señor, por creer que alguien no tenía nada que enseñarle.

Es evidente que la experiencia es un plus, eso no lo pondré nunca en duda: que el diablo sabe más por viejo que por diablo. Pero, en primer lugar, no es lo mismo experiencia invirtiendo que experiencia en los mercados. Cuando te dedicas profesionalmente a la bolsa, las cosas van mucho más rápidas y cada año que pasas 24x7 pendiente del mercado, son como 5 comprando 50 santanderes y dos daxes y escuchando Intereconomía (y lo sé porque he vivido en los dos lados). Pero insisto, no es de eso de lo que quiero hablar, que no quiero irme del tema.

Quiero hablar del orgullo. De la gran cantidad de orgullosos que regalan cada día su dinero al mercado. De lo complicado que es el orgullo como defecto humano y lo peligrosísimo que es como defecto en los mercados.

Porque eso de “tú no puedes enseñarme nada” es una cuestión de orgullo. De “yo-soy-mejor-que-tú-porque-estaba-aquí-antes”.

La palabra orgullo tiene un sentido despectivo debido básicamente a nuestra tradición cristiana, que identifica esta palabra con soberbia (el primer pecado capital para S Tomás de Aquino). Sin embargo, lo importante no es el continente sino el contenido y también hay orgullos que son correctos, como por ejemplo estar orgulloso de tu familia, o de tu amigos. Tampoco es malo estar orgullosos de nosotros: desde un punto de vista ético, es correcta la estima siempre que sea apropiada. Cuando deja de serlo y es más alta de lo que debería, hablamos de soberbia.

Pero más allá de la ética (que por desgracia, malvive en los mercados financieros) y entendiendo el orgullo en su sentido negativo, estamos ante uno de los principales defectos que se pueden tener frente al mercado (insisto, y frente a la vida, pero no estamos hablando de eso). El orgullo nos puede provocar operar con exceso de confianza y el exceso de confianza (tanto como el defecto) puede ser fatal para nuestra cartera.

Principalmente, el orgullo puede provocar que nos aferremos a una opinión que nosotros creemos correcta y la llevemos hasta su última consecuencia que en los mercados es la ruina.

Vamos a verlo mejor con un ejemplo. Vamos a imaginar que en nuestro análisis, en Marzo de 2009 vemos una señal de fuerte venta. El mercado se va a hundir con toda claridad y vamos a ver el IBEX en 150 puntos. Entonces tomamos nuestra posición en el mercado: una fuerte venta en descubierto y vamos comentando la jugada y lo bien posicionados que estamos a los cuatro vientos. Nuestro orgullo (al que nosotros llamaremos 50 años de experiencia) nos hará defender esta opinión a muerte y sin miedo, diciendo qué idiota es tal o cual analisto que opina lo contrario que nosotros.

Pasa el tiempo. El mercado no nos da la razón, pero nosotros seguimos convencidos de nuestra posición bajista mientras vemos cómo esto no para de subir. ¡Qué manipulado está todo!, pensamos, ¡éstos se quieren vender bien arriba!. Nos aferramos a todas las opiniones que escuchamos a nuestro favor, desechamos todas las que están en contra. Lo que iba a ser una operación de rápidas ganancias a corto plazo se convierte en una inversión más a largo. Ya caerá, nos decimos. Finalmente la cosa llega a un punto en el que no aguantamos más y cerramos la posición (o peor, nos la cierra el broker) con fuertes pérdidas. Pero no pasa nada. Al fin y al cabo esto era un juego. Nos defenderemos cuando nos pregunte la gente diciendo que la bolsa es una tómbola y a veces se gana y otras no. Y lo peor, es que estaremos convencidos de ello y no nos paramos a pensar que nos hemos equivocado.

En fin, otra operación que hagamos más adelante en la que consigamos unas ganancias vergonzosas ya satisfará nuestro ego...

Y al final, fíjate que he terminado hablando del efecto disposición: esto que he comentado podría ser una de sus explicaciones. Iré abriendo boca para la semana que viene: el efecto disposición es un hecho más que comprobado que se produce en bolsa (en palabras literales de G Cici, estudioso del tema de la Mason School of Business, la evidencia es “aplastante”) que consiste en que los inversores tienen una tendencia a mantener las operaciones perdedoras y a cortar rápidamente las ganancias. La explicación más habitual es la llamada “prospect theory” (lo que comentaba Khaneman y Tversky de que valoramos más una pérdida que una ganancia) pero yo no creo que esa explicación sea la correcta. La semana que viene explicaré por qué.

En fin, otro de los problemas del orgullo es que nos puede llevar a tratar de satisfacer nuestro ego haciendo cosas ridículas. Como por ejemplo, sobreoperar (overtrading) ya que cuantas más operaciones hagamos, más aciertos tendremos en número (aunque también más errores). Pero los humanos tendemos a olvidar rápidamente los errores y a recordar los aciertos. Lo leía en otro blog de Rankia hace poco: tendemos a pensar que somos mejores que los demás. En un estudio hecho en Suecia a conductores que habían tenido accidentes de tráfico graves, la mayoría pensaban que conducían mejor que la media (y eso que entre ellos había algunos que la policía había identificado como los culpables del accidente).

En fin, mucho cuidado con el orgullo. Siempre hay algo que aprender, a veces incluso del que menos pensamos que podría enseñarnos algo (y si no, no hay más que escuchar los comentarios a veces de los niños).

3/23/2010

¿Funciona el Análisis Técnico? (segunda parte)

Nos planteábamos la semana pasada la pregunta de si funciona o no el Análisis Técnico, exponiendo el primer problema de este tipo de estudio bursátil: los mismos analistas y su posible complejo de inferioridad.

Durante estos días he estado viendo los comentarios que habéis dejado en el blog y en la página de intereconomía, he leído algunos emails que me habéis envíado y he tenido hasta la ocasión de hablar con alguno de vosotros.

Todas vuestras opiniones sobre el tema son muy interesantes, sobretodo porque muchas se basan en la experiencia propia. Pero en ellas se echa de menos un detalle fundamental: faltan datos que sirvan como argumento para apoyar vuestras opiniones. Para mi no vale que alguien diga que cree o no cree en determinado tipo de análisis porque sí, o porque tal o cual analista se equivoca muchísimo, o porque una vez creyó ver un hombro-cabeza-hombro y perdió dinero. A mi tiene que demostrarme si funciona o no. Con estudios. Con hechos.

3/18/2010

La Vuelta al Gráfico en Rankia.com

Un saludo a todos.

Quería aprovechar rápidamente unas líneas del blog para saludaros,deciros hola y avisar que a partir de ahora también encontraréis la vuelta al gráfico dentro de la comunidad financiera de Rankia.com

http://www.rankia.com/blogs/tomas-garcia/

Para mi es un orgullo y quiero dar las gracias al equipo de Rankia, y especialmente a Miguel Arias que es para mi su cara visible, por darme la oportunidad de pasar a escribir en su espacio. Espero que tanto los post antiguos como los nuevos que vaya haciendo sean de vuestro interés.

Seguiremos publicando desde los dos espacios, tanto allí como desde http://www.lavueltaalgrafico.tk/ (que es lo mismo que http://lavueltaalgrafico.blogspot.com/

Y ¿Qué le depara el futuro a La Vuelta al Gráfico? Como corto avance, aviso que por ahora me queda terminar la serie de artículos "¿Sirve para algo el Análisis Técnico?", que pienso que serán otros dos post más. La semana que viene veremos también un artículo sobre "el Efecto Disposición" y para la semana siguiente me gustaría hablar un poco de "el efecto Pigmalión" (efecto Rosenthal).

Pero hay muchos otros temas de los que me gustaría escribir, tengo carga para rato y, sobretodo, si algo que os parece interesante no dudéis en contactar conmigo para comentarlo. Sois pocos los que os habéis puesto en contacto conmigo desde que hago el blog, y es una pena, porque es una gran alegría para mi hacerlo (para las buenas y las malas opiniones, mientras siempre sean justas).
Un saludo y nos vamos leyendo,

Tomás.

3/16/2010

¿Funciona el Análisis Técnico? (primera parte)

Desde que hace unos días me pasé por un blog que planteaba, pero no respondía, la pregunta de si servía para algo el análisis técnico, vengo pensando en hacer un post sobre ello. Creo que es una pregunta bastante interesante y, sobretodo, nunca está de más hacer algo de polémica. Lo cual no significa que me guste ver correr la sangre, pero conviene mantener abierto el debate.

Evidentemente (por suerte) no soy el primero que se plantea algo así. Es más, no hace mucho ya hemos podido leer en algunas páginas especializadas (por ejemplo http://www.x-trader.net/) opiniones sobre su inutilidad o sobre su necesaria renovaciónA ellas me remito para ir abriendo boca sobre el tema.

Por otro lado, este post tiene tres partes. Puedes encontrar la segunda aquí y la tercera aquí.

3/15/2010

Dándole la vuelta a la Economía: Khaneman VS Nash

Este sábado por la tarde vi una vez más "Una mente maravillosa", esa excelente película basada en un menos conocido -en España- pero también excelente libro de Sylvia Nasar donde se narra la vida de ese gran genio de la Universidad de Princeton: J Nash.


Sin duda una de las escenas más divertidas de la película es cuando estando Nash con sus amigos en el bar, llega la chica rubia y pensando en las diferentes formas de ligársela descubre el error de Adam Smith. Ese será el germen de la gran teoría del genio: el equilibrio de Nash, cuya enorme cantidad de aplicaciones le hará al fin y al cabo, ganar el Nóbel de economía. En la película, su director de Tesis señalará seriamente que lo que dice en esa teoría es contradictorio con todo lo escrito sobre economía hasta la fecha... Vamos, que viene a decir algo así como que Nash supera las viejas teorías de A Smith.

Sin deseo de restar en absoluto importancia a una de las teorías económicas más importantes (y con mayor utilidad en el mundo real) y por supuesto sin quitarle ninguna importancia al gran genio que es Nash, hay que decir que a Hollywood le encanta exagerar este tipo de cosas. Muchos pueden ser los que se consideren superadores de Smith, pero el genio que inicia es incomparable. En cualquier caso, como ocurre en muchas facetas de la vida, es arriesgado decir "supera a ..." o "es el nuevo..." o "va a ser un genio", etc.

De hecho, no creo que Nash pretendiera algo semejante.

Dos figuras menos conocidas fuera del mundo económico son Khaneman y Tversky. Y entendiendo el riesgo que corro al decirlo, creo que la revolución que estos dos psicólogos inician en la economía sí que va un paso más allá de todo lo que se sabía hasta la fecha y defendía la economía neoclásica.

Es cierto que en Keynes (cómo no) ya podemos encontrar los inicios de este nuevo movimiento y por supuesto en algunos otros autores económicos, pero no será hasta la llegada de estos dos genios que podamos establecer un inicio "científico".

Decía el propio Khaneman que algo que les sorprendía de los estudios de la economía es que suele darse por supuesto que los consumidores son siempre "racionales", tanto cuando actúan solos como cuando lo hacen en masa. Ésto contradecía todo lo que habían estudiado sobre psicología, por ello se lanzaron a investigar, siendo los primeros en realizar experimentos científicos en el ámbito del comportamiento de los sujetos ante decisiones económicas.

Khaneman recibió por ello un premio nóbel. Tversky no pudo puesto que murió poco antes de que se lo concedieran, pero estoy convencido de que si se pudiera recibir este premio de forma póstuma lo hubiera recibido. El mismo Khaneman señala que debería haberlo recibido con él.

Uno de sus mayores descubrimientos, con multitud de usos en el ámbito del Behauvioral Finance (y al final, de la Psicología de los Mercados), es que los seres humanos no sabemos usar la probabilidad ante decisiones en entornos de incertidumbre. Por ejemplo, en uno de sus estudios hacían una pregunta parecida a:

“Linda tiene 31 años de edad, soltera, inteligente y muy brillante. Se especializó en filosofía. Como estudiante, ella estaba profundamente preocupada por los problemas de discriminación y justicia social, participando también en demostraciones anti-nucleares.

¿Cual es más probable?

1.Linda es una cajera.
2.Linda es una cajera de banco y es activa en movimientos feministas."

La gran mayoría de las respuestas escogían la opción 2, cuando, si nos damos cuenta, es mucho menos probable. Es decir, la probabilidad de A (linda es una cajera) es por definición más alta que la probabilidad de A y B (linda es una cajera y feminista) (la probabilidad de un suceso es más alta que la probabilidad de dos sucesos juntos, lógicamente).

En otro de sus estudios, mucho más interesante para el tema de este blog, que al fin y al cabo es al final los mercados financieros, es el que en definitiva servirá como ejemplo de la "prospect theory" (otra de sus teorías más famosas y con más aplicaciones). En este estudio lo que descubren es la asimetría en la valoración de una pérdida y una ganancia, es decir, que el ser humano valora más una pérdida que una ganancia.

Básicamente en este estudio ofrecen a una persona ganar con total seguridad 1000 euros o ganar con un 50% de posibilidad 2000 euros (la otra posibilidad es ganar 0). La mayoría de la gente escogía la primera opción. Sin embargo, cuando se planteaba la pregunta de otro modo, la respuesta era diferente. Cuando preguntaban que qué prefería, si perder 1000 euros con total seguridad o 2000 con un 50% de posibilidades (la otra posibilidad es perder 0), la gente elegía la segunda opción, cuando en realidad las dos tienen la misma esperanza matemática (es decir, son equivalentes pero de lado contrario, en un juego se gana y en otro se pierde). Ésta teoría es una de las explicaciones más coherentes del llamado "efecto disposición" en las bolsas. Según este efecto, las personas tienen la tendencia de vender deprisa cuando están ganando y mantener los valores que tienen pérdidas en esta cartera. Diferentes estudios demuestran la realidad del efecto disposición en las carteras de los clientes retail. No obstante algunos estudios modernos (como por ejemplo el realizado por E Ranguelova o el realizado por N Barberis y W Xiong) parecen indicar que el efecto disposición no se debe a la prospect theory (aunque ninguno de estos estudios niega el efecto disposición cuya evidencia según algunos autores, al menos en las cuentas de pequeños inversores, es "aplastante" ("overwhelming" segúna G Cici, de la Mason School of Business).

Sin ir más lejos, la semana que viene los veremos en otro post especial para el efecto disposición que ya estoy preparando.

En fin, que no veas cómo me he terminado liando. El hecho es que la economía ha cambiado. Desde que Smith publicara su inocente "riqueza de las naciones" hasta hoy han pasado cientos o miles de teorías, una por cada economista, y hemos tenido un enorme campo de experimentos: nuestro propio mundo. Todo tiene un principio que debe ser honrado, aunque entiendo que una película gana en interés si pensamos que trata sobre el mayor genio económico de todos los tiempos.

La cosa es saber después distinguir entre realidad o ficción, porque si nos ponemos, hasta "el señor de los anillos" podría llevar la etiqueta de "basado en un hecho real".

Todo lo cual no quita, por supuesto, para que esta película sea una historia maravillosa, tanto como la mente que describe, y hay que verla.

3/09/2010

Historia de un lápiz (¿Podemos mover el mundo?)

Milton Friedman, premio nobel de Economía en el año 1976, devolvió el dinero (las teorías monetaristas) al lugar que Keynes les había robado y su influencia ha sido de tal calado que se le conoce como el padre del nuevo liberalismo.

3/03/2010

Hollywood y la Especulación

Este Lunes leí en El Economista una noticia acerca de la posibilidad de que el Hollywood Stock Exchange se convierta en Mercado de Futuros. De hecho parece ser que ya han pedido la autorización a la Comisión de Comercio de Futuros y Commodities y que en Abril podríamos ver el gran estreno del mismo, con el nombre de DBOR (Domestic Box Office Receipt Movie Futures).

Resultado de imagen de hollywood

3/01/2010

Trileros con corbata (La película de "El Informador")

Prácticamente desconocida en España, la película de "El Informador" ("Boiler Room", en su versión original) cuenta con actores de la talla de Ben Affleck o Vin Diesel y un genial Giovanni Ribisi haciendo de protagonista.

Quizá su falta de éxito en nuestro país pudo deberse a que trata sobre un fenómeno no muy conocido en España (aunque ha habido bastantes casos y bastantes afectados, no es algo de lo que se hable mucho puesto que como bien sabemos la cultura financiera, por desgracia, es muy baja).

Para no desvelar la trama, solamente comentaré que la película trata sobre un "chiringuito financiero". Pero no un chiringuito de los que se basan en el típico esquema ponzi (estafa piramidal), en esta película el timo es un poco más elaborado. Y real.




Pero no es de la película de lo que voy a hablar en el post de hoy (ni soy crítico de cine ni lo pretendo), sino de su espejo en el mundo real: los "chiringuitos" financieros.

Hoy vamos a hablar de trileros con corbata.

Igual que hay timos que no entiendo a quién pueden engañar (algunos fishing mal traducidos, ofertas de trabajo no solicitadas que llegan al email con sueldos desorbitados, etc) hay otros que los entiendo perfectamente. Suelen ser aquellos que tratan de despertar una de las emociones más complicadas del ser humano: la avaricia. Como por ejemplo el tocomocho o la estampita.

Quizá una de las consecuencias más evidentes de una inadecuada cultura financiera sea la existencia (y éxito) de este tipo de compañías. A veces es hasta sorprendente cómo somos capaces de desconfiar de una empresa financiera con más de 100 años de historia, pensando que nos van a timar y sin embargo darle el dinero con los ojos cerrados a otra que ni siquiera está inscrita en la CNMV.

En España, para que una sociedad o intermediario pueda ofertar y prestar servicios de inversión para el público, ha de estar debidamente autorizado y registrado en la CNMV (http://www.cnmv.es/), en el Banco de España (http://www.bde.es/) o en la Dirección General de Seguros http://www.dgseguros.mineco.es/).

Durante la carrera, y supongo que como todo universitario, estaba deseando ir sacando algo de dinero para salidas y viajes, fundamentalmente (tuve la enorme suerte de tener lo demás cubierto gracias a becas y sobretodo a mis padres y mi familia). Clases particulares, buzoneo y venta de productos (enciclopedias, vinos, cursos...) a base de llamada fría, eran mis principales fuentes de ingreso. Sin embargo, en mi último año de carrera decidí intentar algo más relacionado con lo que quería que fuese mi trabajo, por aquello de ir haciendo currículum. Sabía que no me iban a poner a dirigir una sociedad de valores, pero estaba convencido que algunas cosas podría hacer. Así que me puse manos a la obra y encontré en Infojobs una empresa que buscaba "Asesores Financieros". Es cierto que ya debí sospechar algo cuando en la oferta se conformaban con asesores sin experiencia bastando tan solo tener educación obligatoria (ESO) terminada. Eso sí, pedían mucha motivación...

No soy de esa gente que piensa que por tener una carrera uno sabe más que otro. En algunas ocasiones pienso incluso al contrario. He conocido biólogos o publicistas que son excelentes analistas técnicos y algunos de los mejores operadores de mercado que he conocido no tienen terminado Bachiller. Pero tienen experiencia. Mucha experiencia. Lo que quiero decir es que tan solo hace falta saber dos cosas de un asesor: en primer lugar, cuánto tiempo lleva en el mercado. Si la respuesta es menos de cinco años, entonces deberá preguntarle por sus estudios. Si la respuesta es menos que una certificación EFA o un Máster en Mercados, entonces lo mejor debe ser buscar otro asesor... aunque cabe la posibilidad de que con esa experiencia y sin título sea un autodidacta excelente, lo más normal es que no sea así. Y es un riesgo un poco tonto, habiendo tanta competencia en el sector.

En fin, lo que estaba contando es que llegué a hacer la entrevista, en una oficina que estaba en la última planta del edificio más alto de un polígono industrial no muy grande de Madrid. El Hall era el más lujoso que he visto hasta hoy: dos pantallas planas enormes con el canal Bloomberg, una chica en recepción morena de ojos verdes, que podría tranquilamente ser modelo, sillones enormes de cuero negro, mesas de diseño... Hacía que el Hall de BNP en el palacete de Hermanos Bécquer pareciese una tienda de campaña.

Me senté a esperar, nervioso, recuerdo que hojeando el libro de Productos Financieros, buscando qué eran las opciones, pues la empresa se dedicaba al asesoramiento en Warrants. Cuando me llamaron me hicieron pasar a una sala en la que ya desde el hall se escuchaba algo de jaleo. A partir de ahí no tengo palabras para describir el espectáculo dantesco que vi en aquel lugar. Lo más parecido que he visto nunca ha sido el gallinero de la casa de mi abuelo, cuando iba a llevar la comida a las gallinas. La sala estaba llena de niños imberbes (como yo en aquel momento) gritando al teléfono, algunos subidos encima de la mesa, otros caminando de un lado para otro, otros sobre la silla en posiciones poco ortopédicas... Un show sacado de la hora de Benny Hill.

Crucé toda aquel purgatorio con la persona que iba a hacerme la entrevista y me metió en un despacho que estaba al final. Recuerdo que me costaba muchísimo contenerme la risa. La entrevista no duró mucho y hubo momentos de la misma en que directamente no hice nada por contenerla. La educación por delante, por supuesto, pero aquel señor pretendía hacerme creer que aquello era un negocio serio y si bien yo podría ser algo inexperto y soy bastante despistado, se notaba fácilmente que allí había cosas que no funcionaban correctamente. Por ejemplo, nadie tenía ordenadores. Las mesas se compartían entre dos personas y solo había un teléfono sobre ellas y una especie de libreta, que debía ser el listado de gente a la que había que llamar. Pero lo que menos funcionaba del asunto era que mi entrevistador y candidato a jefe no supo explicarme exactamente qué era un warrant... en una empresa que se dedicaba al asesoramiento en warrants. No me gustó tampoco su discurso agresivo: cuando yo voy a una empresa a hacer una entrevista no solo tengo que venderme yo, también tienen que venderme el trabajo.

Poco después de hacer aquella entrevista me enteré de que la empresa iba a ampliar su asesoramiento también al Forex (muy típico de los chiringuitos: cuanto más apariencia mística y complicada, mejor para ellos). Menos de un año después de aquella última noticia, me enteré de que un juez ordenó su cierre.

Mi experiencia con los chiringuitos no termina allí. Un tiempo después volví a ponerme a buscar trabajo, ya con algo de experiencia, y recibí una llamada de otra empresa con nombre desconocido para mi. Echando un vistazo a su página web (que todavía existe), todo daba la apariencia de seriedad. Había hasta un link a la CNMV, otro al Banco de España y links a diferentes emisores de Warrants.

Cuando llegué al lugar de la entrevista me encontré con lo mismo que hacía unos años: lujo y más lujo. Todo era moderno, incluso la persona que me hizo la entrevista, que solo le faltaba brillar. Traje a medida, corbata de seda... Pero como no había gallinero, seguí allí pese a mis sospechas, que se hicieron ciertas cuando mi candidato a jefe me preguntó en la entrevista que qué le recomendaría a un cliente que hubiera perdido (con nuestros consejos) el 70% del capital. Mi respuesta fue evidente: haría todo lo que estuviera en mis manos para que nunca uno de mis clientes perdiese ese 70% del capital. Vamos, que asesorado por mi, no dejaría llegar ese momento. Y si aún así lo perdiese, me plantería si se me da bien mi trabajo. En ese momento se dio por terminada la entrevista y mientras me despedía, aquel señor me trataba de convencer de que lo mejor que podía hacer en ese caso era aconsejar al cliente arriesgarse más para tratar de recuperarlo todo, ante mi cara de estupefación. Claro, luego me enteré de que aquella empresa cobraba un 15%!!!! sobre el efectivo de la operación a realizar, como comisión. Vamos, que si invertías 1.000 euros, te cobraban 150 solo por sus consejos, fueran buenos o malos. Una locura, vamos.

Dejo aquí un pdf de un documento de la CNMV (que aunque algo desactualizado sigue siendo útil para reconocer los chiringuitos).

Y aquí el trailer de la película que inspira este post: "El Informador".




Lo más increible del asunto en cualquier caso es que la gente que trabaja en esas empresas de verdad se creen supergurús de la bolsa. Me decía el chico de la primera entrevista que ellos eran los expertos y que así se lo decían a los clientes. Que si llamaban a un panadero, que le decían que él se dedicara a hacer pan, que ellos se dedicarían a aconsejarle. Es curioso como la comida de cabeza es hacia los dos lados: hacia el cliente al que quieren timar y hacia el empleado que va a hacer el timo.

Hace algún tiempo (en el año 2007) me encontré con un conocido de la adolescencia. Ese tipo de cosas que hacen mucha ilusión y que suelen acabar tomando dos copas un miércoles y no volviendo a ver al susodicho hasta después de otros 5 años. Le pregunté que a qué se dedicaba y me contó que trabajaba para una empresa de este tipo. Me estuvo diciendo algunas técnicas que empleaban en las ventas y, sinceramente, pone los pelos de punta. Por ejemplo, me decía que si el cliente potencial les colgaba el teléfono, le llamaban de nuevo y le gritaban que qué se habían pensando o que quién se creía para colgarle. Se hacían pasar por gente muy importante, pero lo increible del asunto es que él se lo creía. Mi conocido pensaba que de verdad sabía de bolsa y de mercado... cuando no tenía ni siquiera un ordenador en su puesto de trabajo para leer las noticias...

Es posible que nos intenten timar en cualquier parte, quizá incluso hasta un empleado de una empresa seria. Podría ser que hasta la misma empresa seria. Pero tenemos que tener claro que el dinero en este juego es nuestra única herramienta de trabajo, como el taladro lo puede ser cuando hacemos bricolaje y no lo debemos dejar en manos de cualquiera. ¿Dejaríamos el taladro en manos de nuestro hijo de dos años? Cuando dejamos el dinero en un lugar no de fiar (es decir, no inscrito como empresa que puede prestar legalmente servicios de asesoramiento) se lo estamos dejando encendido y apuntando a nuestra pierna. ¿Puede salir bien? Sí, puede. Pero lo más seguro es que no.

Y no se trata solo de cultura financiera. Es tan sencillo como hacer caso de la sabiduría popular: que nadie nunca nos va a dar duros a 4 pesetas.