La Vuelta al Gráfico está en RANKIA

2/09/2016

Modelo Mundell-Fleming, trinidad imposible y Stan Lee

A principios de los 60, un joven Stan Lee revoluciona el mundo del cómic en Estados Unidos, con la creación de algunos de los personajes más emblemáticos del mundo Marvel como los 4 Fantásticos, Spiderman, X-Men, Iron Man, Thor, Daredevil, el nuevo Capitán América, Hulk, Nick Furia, Los Vengadores, Doctor Extraño... "The Man" convirtió una pequeña firma de cómics en la gran multinacional de éxito que es hoy.  

A principios de los 60s se hacía cosas más aburridas, aunque importantes y con similar visión. Por ejemplo, los economistas Robert Mundell y Marcus Fleming extendían del modelo IS-LM, basado en una economía de autarquía, a economías abiertas. 

El modelo Mundell-Fleming evalúa qué impacto tienen las políticas monetaria y fiscal en los tipos de interés. Se puede utilizar también, por lo tanto, para evaluar el impacto de estas políticas en los tipos de cambio.

En un régimen de tipos de cambio flexibles (¿recuerdas nuestro post sobre Star Trek y los regímenes cambiarios?), cuando además los flujos de capitales no están restringidos (hay alta movilidad de capitales), una política monetaria expansiva unida a una política fiscal expansiva tienen efectos opuestos en el tipo de cambio

La política monetaria expansiva reduce los tipos de interés, que reducirá así mismo la entrada de capitales. Con menor demanda para la moneda local, el tipo de cambio se deprecia. Lo contrario es también cierto en el caso de un aumento de los tipos de interés. Por su parte, una política fiscal expansiva incrementerá la emisión de deuda del gobierno, lo que provocará un aumento de los tipos de interés reales. Ésto atraerá el capital extranjero incrementando la demanda de la moneda local. Y viceversa. 

Si los flujos de capitales no son libres, a pesar de que el tipo de cambio sea flexible, como ocurre en muchas economías emergentes, el impacto de los desequilibrios comerciales es superior sobre los tipos de cambio que el impacto de los tipos de interés. Por lo tanto, tanto una política fiscal como una política monetaria expansiva supondrían un incremento de las importaciones que permitirían una depreciación de la moneda local. Y al contrario.

En un sistema de tipos de cambio fijo (de nuevo, recuerda Star Trek), una política monetaria expansiva depreciaría la moneda local como hemos visto antes. El gobierno se vería obligado a comprar su moneda para compensarlo, lo cual revertiría el efecto de la política monetaria expansiva. 

Esto explica la conocida como "trinidad imposible": en un mundo con movilidad de capitales, un gobierno no puede controlar a la vez los tipos de cambio y una política monetaria única.




Finalmente, por su parte, una política fiscal expansiva apreciaría la moneda local, el gobierno tendría que venderla para mantener el cambio estable, reforzando el impacto de la política fiscal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario