La Vuelta al Gráfico está en RANKIA

5/20/2016

Reflexión sobre el crecimiento económico a largo plazo

En el largo plazo, tanto la economía como la Bolsa siguen la misma dirección, y esa es la ascendente. En el post de hoy me gustaría compartir está reflexión con vosotros a partir de  las palabras uno de los grandes de la inversión, André Kostolany. Uno de los grandes especuladores de las últimas décadas nacido en Budapest a comienzos del siglo XX y que nos abandonó en París justo antes de comenzar el siglo XXI concretamente en 1999. Allí comenzó su carrera como agente de bolsa, pero fue después de la segunda guerra mundial al calor de la reconstrucción alemana donde fraguó su gran fortuna.


Para entender cómo la Bolsa y la economía llevan la misma dirección, Kostolany pone el ejemplo de un perro (la Bolsa) y su dueño (la economía). En el camino de un perro y su dueño al parque, en ocasiones el perro se adelanta a su dueño para jugar con algo, poco después vuelve con él, y al rato se queda atrás olisqueando algo. En cualquier caso, y aunque el perro y el dueño lleven ritmos diferentes, siguen el mismo camino. Con este ejemplo en mente podemos entender mejor lo que dice André Kostolany en El Arte De Reflexionar Sobre El Dinero. Me parece un símil sublime con la bolsa y el ciclo económico. 

Me gustaría volver de nuevo a mi ejemplo del perro y su dueño. Esto demuestra que la economía y la Bolsa andan en paralelo. Sin embargo, al igual que ocurre con el perro y su dueño, la economía y la Bolsa siguen, a largo plazo, la misma dirección. Las cotizaciones de las acciones no pueden subir constantemente si no crecen también la economía y los beneficios de las empresas. Una acción de Coca-Cola o de IBM no habría llegado a ser lo que es hoy si detrás no hubiera motivos fundamentales. Por lo demás, el perro se adelantaría tanto que llegaría un momento en que su dueño lo perdería de vista. Quien haya conocido un perro sabe que, este amigo de cuatro patas, siempre vuelve. Echen un ojo al gráfico de abajo desde 1990 a 2015 en la que relaciona el crecimiento de los beneficios empresariales, el PIB, los ingresos de las familias y el desempeño de la bolsa medido a través del índice Wilshire 5000 (índice de todas las bolsas americanas ponderadas en función de su importancia sobre el total). El algodón no engaña. 



Del mismo modo ocurre con la Bolsa. Japón es un buen ejemplo. Durante dos décadas las cotizaciones se habían alejado de los datos económicos fundamentales y de los beneficios de las empresas. Aunque estos últimos habían subido de forma continua, no podían mantener el ritmo de las cotizaciones de las acciones. En 1990 el perro se dio cuenta de que se había adelantado demasiado, y en un momento en el que nadie contaba con ello, se produjo el gran descenso. El índice Nikkei se encuentra hoy un 125% por debajo de su mu máximo histórico.

La Bolsa, pues, no puede separarse de la economía durante mucho tiempo. Por este motivo, el especulador debe analizar y observar con exactitud la situación económica de un país y hoy, en la época de la globalización, también la mundial. Pero cuidado, lo decisivo no es el desarrollo del pasado, sino el del futuro. Si la economía se encuentra libre de trabas para poder crecer, la Bolsa subirá a pesar de las trayectorias de las cotizaciones a largo plazo. El resultado es que las cotizaciones suben con más frecuencia de lo que bajan, lo que aumenta enormemente los grandes beneficios del especulador. Por esta razón, muchos jugadores bursátiles han obtenido beneficios en los últimos años. Cuando las cotizaciones suben de forma casi constante, se producen más fases al alza que a la baja, con transacciones a corto plazo. A pesar de ello, no se debe presumir. Lo único seguro es que los beneficios de la mayoría de los jugadores son peores de lo que habrían sido si hubieran mantenido, durante años, los primeros títulos que compraron.

Resulta curioso ese último comentario pro Buy&Hold en una persona que se autodenominaba especulador como André Kostolany. Es cierto que, por la actividad que desarrollaba en sus últimos años, paso a considerarse inversor en lugar de especulador, pero aún así, puede sorprender, aunque lo que dice es muy razonable.

Más allá de cómo se denominaba Kostolany a sí mismo, hay mucho sentido común (y experiencia) en sus palabras. Como suelo decir, habrá gente que gane haciendo muchas operaciones a corto plazo, pero también es cierto que la mayoría de las personas que realizan muchas operaciones (especialmente los que dicen ir a largo, pero terminan yendo a corto por la sobreestimulación) tienen peores resultados de los que habrían tenido de no haber hecho nada, es decir, de comprar y mantener.
Por otro lado, Kostolany rebate el típico argumento de los contrarios a la estrategia Buy&Hold, que no es otro que Japón. Un especulador como Kostolany explica perfectamente el problema de Japón, y es que las cotizaciones se alejaron de forma exagerada de las cotizaciones,  comprar y mantener no es comprar y olvidarse, y la mayoría de los inversores B&H  tienen algún conocimiento de análisis. No puedo decir que yo habría vendido todo en esa situación, pues hay que vivirlo para demostrarlo, pero no creo que nadie que invirtiera por fundamentales comprase acciones en un momento en el que las cotizaciones estaban tan por encima del valor de las empresas.

Por último, creo que es importante destacar, además de la brillante parábola del perro y su dueño que sigue otro camino dando vueltas por la calle y parándose en los bancos, la idea de que la Bolsa sigue la misma dirección que la economía a largo plazo y que ahí, la economía tiende a crecer. Por tanto, si a largo plazo la economía crece, también lo hará la bolsa.

Esta idea del crecimiento de la economía me parece importante, además de para aprovecharlo y estar en Bolsa, para rebatir también a quienes dicen que la Bolsa es un juego de suma cero. Es evidente que la economía crece, que se producen cosas, que, a largo plazo, el bienestar mejora. Ante esto, no tiene mucho sentido decir que la Bolsa es un juego de suma cero, pues la economía crece y las empresas se aprovechan de ello (y colaboran a su crecimiento). Para que yo gane en bolsa no es necesario que tú pierdas. Y para que tú ganes no tengo que perder lo yo. Lo bueno de esto, es que todos podemos ganar y no vamos unos contra otros. Sí, siempre hay alguien que pierde, y siempre podemos hacer malas operaciones, pero para que alguien gane no es necesario que alguien pierda.

Javier Flórez
@FlorezJav

No hay comentarios:

Publicar un comentario